6 de diciembre de 2017 17:16

París y Londres tienen los niveles más altos de psicosis, según estudio

La densidad de población no tuvo ninguna incidencia en los niveles psicóticos, al igual que la edad, el género o la etnia. Los investigadores encontraron sin embargo que los hombres jóvenes acumulaban los índices más altos

Imagen referencial. La densidad de población no tuvo ninguna incidencia en los niveles psicóticos, al igual que la edad, el género o la etnia. Los investigadores encontraron sin embargo que los hombres jóvenes acumulaban los índices más altos. Foto: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Agencia AFP

París y el sureste de Londres tienen los niveles más altos con personas que sufren episodios psicóticos, según un estudio publicado este miércoles 6 de diciembre de 2017 que compara datos de enfermedades mentales de seis países.

En total 17 zonas de Reino Unido, Francia, Italia, España, Holanda y Brasil participaron en la investigación publicada en el Journal of the American Medical Association (JAMA) Psychiatry.

Los científicos subrayaron que se trata de la comparación más grande a nivel internacional de brotes psicóticos hecha hasta ahora y el mayor análisis sobre esta problemática en más de 25 años.

Un estudio realizado en 1992 en ocho zonas urbanas y rurales de India, Japón, Europa y Norteamérica concluyó que los niveles de episodios esquizofrénicos eran “sorprendentemente similares”.

Pero esta investigación determinó que los niveles de psicosis pueden ser casi ocho veces mayor según la región: el más bajo fue detectado en la ciudad española de Santiago de Compostela y los más altos en París y el sureste de Londres.

“Está establecido que los problemas psicóticos, como la esquizofrenia, son en gran medida hereditarios, pero la genética no lo es todo”, explica James Kirkbride, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Londres y autor principal del estudio.

“Nuestras conclusiones sugieren que los factores medioambientales también pueden jugar un papel clave”, señala. Los científicos estudiaron a 2 774 pacientes de entre 18 y 64 años, que se pusieron en contacto con una unidad de salud mental tras sufrir un posible primer brote psicótico.

La densidad de población no tuvo ninguna incidencia en los niveles psicóticos, al igual que la edad, el género o la etnia. Los investigadores encontraron sin embargo que los hombres jóvenes acumulaban los índices más altos y que la zona con más casos era un área donde poca gente vivía en una vivienda de propiedad.

Los hallazgos hacen pensar que “las carencias sociales” pueden jugar un papel, precisa Hannah Jongsma, investigadora de la Universidad de Cambridge y coautora del estudio. “Las personas en áreas que tienen carencias sociales pueden tener más estrés, lo que puede incidir en brotes psicóticos”, señala Jongsma.

“Una explicación alternativa podría ser que ser propietario de una vivienda es un indicador social de estabilidad y coherencia”, agrega. Según un editorial en JAMA, la investigación “despierta más preguntas que respuestas”, tal y como ocurrió en 1992.

“Esperamos que (este estudio) impulse los esfuerzos internacionales por explorar cómo las diferencias en los entornos socio-culturales pueden estar asociados con problemas psicóticos”, apunta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)