26 de junio de 2016 00:00

La paradoja del río Amazonas y el agua potable

RIO AMAZONAS

La falta de proyectos para proveer de agua potable a poblaciones de la Amazonía ecuatoriana fue criticada en su momento por el presidente Rafael Correa. Foto: Archivo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 0
Diego Ortiz
Redactor(I)

Más de 34 millones de personas viven en 5,5 millones de km2 de territorio amazónico de Sudamérica. En teoría, ellos tendrían acceso directo a la reserva mundial de agua dulce más grande del planeta, la cual oscila entre el 17 y el 20% del líquido consumible global.

Pero en la práctica, el tema del líquido vital se mantiene como un problema para las poblaciones amazónicas de la región. La minería, las exploraciones petroleras y las descargas directas de las aguas servidas son algunos factores que inciden negativamente en el procesamiento de agua para el consumo humano. Así lo señala Jorge Rivas, coordinador nacional de bosques de WWF Ecuador.

El informe ‘Amazonía Viva 2016’, elaborado por la WWF, propone precisamente la elaboración de tratados regionales que fomenten el cuidado de las cuencas de agua dulce para mantener el equilibrio dentro de este territorio. A la postre, esto permitiría un desarrollo sostenible de la Amazonía, que según Rivas presenta un alto nivel de crecimiento poblacional.

En el Ecuador, y con base en un informe elaborado en 2012 por la Cepal y publicado por la Senagua, el mayor potencial hídrico del país se encuentra en la vertiente amazónica. Aquí se producen 228 917 hectómetros cúbicos por año.

Esto es hasta tres veces más de lo que se capta en la Sierra y Costa del país. Sin embargo, en los últimos años, y tras el incremento que se contó hasta años recientes en el barril de crudo, se desarrollaron grandes proyectos para proveer de agua potable a estas poblaciones.

La falta de proyectos para proveer de agua potable a poblaciones de la Amazonía ecuatoriana fue criticada en su momento por el presidente Rafael Correa.

En mayo del 2015, y durante la inauguración de una planta de procesamiento en Nueva Loja, Correa señaló: “¡Cómo es posible que estemos celebrando, en la mitad de la segunda década del siglo XXI, como gran logro, que una ciudad como Nueva Loja, que nos ha mantenido casi 50 años con el petróleo recién tenga agua potable!”.

Esta realidad no es única en la región. En un informe sobre la situación del agua potable en los municipios amazónicos brasileños, la organización InfoAmazonía indicó que apenas un 60% de los hogares de esta zona cuentan con este servicio.

Algo similar ocurre en Perú, donde un 35% de las familias que viven en la porción amazónica del vecino país tienen acceso a redes de agua limpia y segura para el consumo, de acuerdo con InfoRegión.

Fernando de la Torre, especialista en Recursos Hídricos de la Cuenca Amazónica, indica que el acceso al agua potable es un verdadero riesgo para las comunidades amazónicas. “No solo carecen de plantas de tratamiento, sino que muchos municipios no han podido resolver el tema de aguas residuales”. En estudios de campo se ha determinado que, por ejemplo, las heces ecuatorianas podrían llegar hasta Brasil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (3)