6 de septiembre de 2016 10:22

Un paparazzi ecuatoriano se toma Nueva York

A la izquierda, el fotógrafo ecuatoriano Danny Barrera. A la derecha, la actriz Jennifer Lawrence. Foto: Cortesía

A la izquierda, el fotógrafo ecuatoriano Danny Barrera. A la derecha, la actriz Jennifer Lawrence. Foto: Cortesía

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 7
Sorprendido 2
Contento 26
Ana Cristina Alvarado
Redactora (E)

Danny Barrera divide su semana entre coberturas para fotografiar a personalidades como Kim Kardashian o Jennifer Lawrence y para asistir a eventos que reúnen a famosos, como el Victoria’s Secret Fashion Show.

Vive en Nueva York hace 10 años y en el 2008 inició su carrera como paparazzi. En ese año compró un equipo fotográfico. “Esto empezó como un accidente”, dice en una entrevista vía telefónica.

El quiteño, que estudió comunicación en Ecuador, salió un día después de una gran nevada para hacer fotos. Estaba en el cementerio de Calgary, donde se encontró con un coyote, que por la tormenta se había desubicado y estaba en zonas urbanas.

Lo siguió para fotografiarlo y después las fotos se publicaron en NBC News. El fotógrafo ecuatoriano había resuelto un misterio. Algunos vecinos del sector habían reportado que un animal se estaba comiendo a sus mascotas y gracias al registro de Barrera descubrieron al autor.

Esto le dio confianza para ponerse en contacto, a través de Instagram, con César José, un reconocido paparazzi de Nueva York de la agencia 247 Paps.

A través de él, conoció a Wagner Az, quien dirige la agencia Pap Life. Otro accidente, como lo describe Barrera, los convirtió en amigos. Az seguía al rapero Kanye West, mientras hacía deporte fuera de su casa. “Cuando estás tras el lente, no siempre ves por donde caminas”, dice y cuenta que su colega no se percató de que estaba a punto de caer a un hueco. El ecuatoriano lo salvó.

Las agencias de fotógrafos en Nueva York son herméticas, asegura. Por lo que dar a conocer su trabajo directamente a un director de una agencia fue un golpe de suerte. Desde ese momento trabaja para Pap Life, que le asigna fotografiar a personajes como David y Victoria Beckham, Rihanna, Rita Ora...

Cuando la familia Beckham llega a Nueva York, es una prioridad para los paparazzis. Foto: Cortesía.

Cuando la familia Beckham llega a Nueva York, es una prioridad para los paparazzis. Foto: Cortesía.

El trabajo de paparazzi no es sinónimo de acosador, aclara. Su agencia está en contacto directo con las celebridades, así que tiene acceso a horarios de llegada de aviones y otros datos. Aunque los fotógrafos conocen las direcciones y autos de los famosos, no significa que estén persiguiéndolos.

De hecho, personalidades como Rihanna prefieren que no les hagan fotos fuera de sus casas, pues no quieren que la gente conozca sus direcciones. Los fotógrafos esperan afuera de la cuadra para hacer las instantáneas. De esa manera, al no revelar las direcciones y ubicaciones de los famosos, ellos también aseguran que los lugares no se llenarán de curiosos y fanáticos que pueden interferir con su trabajo.

Rihanna es una de las celebridades que Barrera fotografía. Foto. Cortesía

Rihanna es una de las celebridades que Barrera fotografía. Foto: Cortesía

Explica que este sistema de trabajo existe desde los 80, cuando Lady Diana era el objetivo de los fotógrafos. Sin embargo, no siempre ni en todos los lugares hay este tipo de respeto al espacio y privacidad de los famosos. Cita a Los Ángeles, donde la competencia por fotos exclusivas es mucho más feroz.

En Nueva York, por otro lado, el sistema es diferente. La agencia para la que trabaja Barrera respeta las reglas de las celebridades y, a cambio, recibe exclusivas. Por ejemplo, una vez pudo fotografiar a Jennifer Lawrence en el trascámaras de una grabación.

La actriz es conocida porque no le gusta que la fotografíen, así que tener acceso a seguirla durante un día era una oferta que no se podía rechazar. Estas imágenes únicas fueron publicadas en medios como la revista People y significaron montos que Barrera prefiere no dar a conocer.

No solo hace fotos de celebridades

A través del trabajo como paparazzi, Barrera ha encontrado un medio para desenvolverse en otros géneros fotográficos. El paisaje es uno de sus fuertes y desde hace unos años ha intentado participar en el concurso a fotógrafo del año organizado por el Empire State Building.

La fotografía del Empire State Building con la que está nominado a fotógrafo del año. Foto: Cortesía

La fotografía del Empire State Building con la que está nominado a fotógrafo del año. Foto: Cortesía

Este año, la empresa New York On Air lo invitó a hacer un sobrevuelo a Manhattan en helicóptero. Desde el 11 de septiembre de 2001, volar sobre esta zona es prohibida, pero esta firma tiene un acceso especial. Fue así que Barrera logró la fotografía con la que fue seleccionado para participar en el concurso.

La imagen del Empire State, desde el aire, está ahora entre las ocho finalistas. En 15 días se conocerá al ganador. El fotógrafo quiteño busca ahora hacer contactos para continuar con su carrera en Nueva York. Un proyecto a largo plazo es montar una agencia de comunicación junto a su cuñado, quien también es fotógrafo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (7)