3 de junio de 2018 00:00

La panela, el oro del noroccidente

El néctar de la cañana hierve a 100℃ en un horno artesanal. Con una 'mama cuchara de madera', Manuel va mezclando el dulce hasta que toma una consistencia casi lìquiida. Foto: Víctor Muñoz/ EL COMERCIO.

El néctar de la cañana hierve a 100℃ en un horno artesanal. Con una 'mama cuchara de madera', Manuel va mezclando el dulce hasta que toma una consistencia casi lìquiida. Foto: Víctor Muñoz/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Victor Muñoz

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En este ensayo fotográfico se muestra el proceso de obtención de la panela, mediante el contraste entre el blanco y negro y el color del dulce.

Los pobladores de la parroquia Pacto anhelan que sus haciendas sean más que una fuente de ingresos por la cosecha de productos. Ahora su meta está enfocada hacia el turismo y una parte de él es la gastronomía. La producción de panela, una de las principales tradiciones de esa zona, llama la atención de propios y extraños.

Manuel Aules extrae el néctar de la caña de azúcar como parte de una tradición familiar y desde hace 10 años muestra a los turistas el arte de hacer panela o una deliciosa melcocha. Su rancho, llamado San Andrés, es parte del recorrido turístico por el bosque húmedo, ubicado en el noroccidente de Quito, en Pacto.

Se deja reposar la preparación hasta que tome una consistencia más espesa. Foto: Víctor Muñoz/ EL COMERCIO

Se deja reposar la preparación hasta que tome una consistencia más espesa. Foto: Víctor Muñoz/ EL COMERCIO


En este ensayo fotográfico se muestra el trabajo paciente que se realiza, de generación en generación. Es un proceso largo y melodioso que requiere de técnica y conocimiento para obtener el anhelado dulce.

En una batea más pequeña se recolecta la panela, que tiene más consistencia. Foto: Víctor Muñoz/EL COMERCIO

En una batea más pequeña se recolecta la panela, que tiene más consistencia. Foto: Víctor Muñoz/EL COMERCIO


A través del uso del blanco y negro del entorno, en la edición fotográfica se logra destacar el color café o el amarillo brillante, ese que brota de la melaza o en todas sus formas y texturas, antes de que se convierta en un molde de panela o en una melcocha.

Luego, se coloca sobre unos pequeños recipientes redondos para hacer los bloques. Foto: Víctor Muñoz/ EL COMERCIO.

Luego, se coloca sobre unos pequeños recipientes redondos para hacer los bloques. Foto: Víctor Muñoz/ EL COMERCIO.

Las melcochas se obtienen al amasar la panela. Pasan horas de horas tirando de ella. Foto: Víctor Muñoz/ EL COMERCIO.

Las melcochas se obtienen al amasar la panela. Pasan horas de horas tirando de ella. Foto: Víctor Muñoz/ EL COMERCIO.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (0)