31 de mayo del 2014 

El 'Pájaro' y el tabaco: un amor a prueba de balas

Francisco 'Pájaro' Febres Cordero. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Francisco 'Pájaro' Febres Cordero. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 31
Triste 1
Indiferente 5
Sorprendido 39
Contento 1
Ivonne Guzmán. Editora 

En estos tiempos, en este día, nada más políticamente incorrecto que un fumador. Y doblemente incorrecto si además de fumador es periodista y escritor. Pero la historia de amor de Francisco ‘El Pájaro’ Febres Cordero con el tabaco es imperdible, con el perdón de los no fumadores.

Idílica la mayor parte del tiempo y tormentosa -contra su voluntad- los últimos años, la relación de El Pájaro con el cigarrillo es digna de escucharse, por lo mucho de humanidad que implica y la gracia con la que la cuenta.

Francisco Febres Cordero. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Este periodista y fumador empedernido, desde los 7 años, es una de las plumas más destacadas del periodismo nacional. Aunque coqueteó y tiempo con la actuación de teatro su vocación por la escritura se impuso. Se inició siendo muy joven en diario El Tiempo, bajo una pléyade de talentos literarios que le precedieron en el oficio. Fue uno de los periodistas fundadores de diario Hoy, hace ya 32 años, y hoy deleita a sus lectores con columnas de opinión cada domingo en diario El Universo.

Autor de varios libros recopilatorios de sus artículos periodísticos y de un libro de memorias titulado ‘Soy el que pude’  (Alfaguara 2008), que se cuenta entre los más entrañables libros de la biblioteca ecuatoriana. Hoy dirige la revista Diners, y llega puntual todos los días a las 08:30 a su oficina ubicada en la González Suárez.


Ha vuelto a coquetear con la actuación en los últimos 10 años, primero en el teatro –que fue su primer amor– y también en dos películas para cine: ‘El facilitador’ y ‘Rómpete una pata’.

El 'Pájaro' Febres Cordero está casado con Catalina Pallares, con quien tiene dos hijos: Valentina y Samuel. Está incursionando en la faceta de abuelo, que es una de las que más ha disfrutado en su vida, seguro tanto como de una buena pitada en tiempos de proscripción del tabaco.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)