7 de March de 2014 10:11

Padre escribe cientos de frases inspiradoras a su hija

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”, dice escrito en la servilleta del almuerzo de una adolescente, citando a Picasso. “¡Levanta tu cabeza! Eres mucho mejor de lo que crees”, se puede leer en otra que, como todos los días, fue guardada en la lonchera de ella, junto a su almuerzo.

El autor de esas frases, propias y citadas, es Garth Callaghan, un hombre que de lunes a viernes prepara el almuerzo de su hija Emma, de 14 años, y, paralelamente, tiene como objetivo escribir 826 mensajes, para continuar con la costumbre, hasta que ella termine el colegio.

La decisión de adelantar con tanta anticipación las futuras frases que acompañarán a su hija en lo que le queda de estudios escolares es el temor a que, en un futuro, él no pueda estar vivo para incentivar a Emma a superarse cada día.

El año 2011, Garth fue diagnosticado con cáncer al riñón, que le obligó a pasar por una complicada cirugía y el difícil tratamiento.

[[OBJECT]]

Lamentablemente, en los últimos dos años la enfermedad ha vuelto a su vida, y aunque actualmente y según los médicos, se encuentra sano, aún recuerda que en algún minuto se le pronosticó que no viviría más de 5 años. Fue así como decidió asegurarse de acompañar a su hija de la manera que conocía mejor, con las servilletas.

“En mi primer cáncer (…) sin saberlo yo, mi esposa y mi hija me ocultaron lo afectada que estaba Emma. Yo creía que se lo estaba tomando bien, pero ella estaba realmente asustada”, explicó el padre a Fox News.

Tras esto, comentó que un día vio a su hija rompiendo una de las servilletas que él, como todos los días, había dejado en su lonchera y creyó que a Emma no le había gustado lo que le había escrito. Sin embargo, lo que la joven intentaba hacer era recordar las palabras de su papá y armar un cuaderno con ellas. “Después me dijo que lo que estaba haciendo era tratar de guardar un pedazo de mí”, aseguró el hombre, que en enero ya tenía cerca de 700 servilletas escritas acumuladas.

“El quinto aniversario de mi cáncer será más o menos cuando ella comience la universidad. Así que un día , me senté y empecé a calcular cuántos días de colegio habían hasta entonces y resultaron ser 826, así que inmediatamente me puse a pensar cómo podría escribir 826 servilletas, sin repetir (las frases), y las he ido guardando en caso de que no pueda cumplir mi promesa (de seguir presente en caso de que muera)”, dijo Garth, quien ya tiene un libro con sus notas, además de una página de Facebook y un blog en el que inspira a otros padres a conectarse con sus hijos con pequeños detalles.

[[OBJECT]]

“De verdad, no creo que vaya a morir  de cáncer en los próximos cinco años, pero hay un montón de cosas que no tengo planeadas que podrían pasar. Así que decidí, en caso de, hacer algo al respecto. De este modo, mi esposa y mi hija tendrán esto para leer, y podrán entender mi forma de ver la vida aunque ya no esté alrededor”.

A comienzos del mes pasado, el preocupado padre recibió una sorpresa de Emma, cuando abrió la lonchera de su hija para comenzar con su diario ritual de guardar su almuerzo y la correspondiente servilleta.  Pero entonces, encontró un papel absorbente que estaba seguro, él no había puesto ahí.

Al abrirlo, leyó con letra de su Emma: “Si mis amigas de verdad saltaran de un edificio, sería porque fue mi idea. Saludos, tu hija (que) es una líder y no una seguidora. P.D.: Creo que te gastaste todas las servilletas”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)