26 de noviembre de 2017 16:40

‘Les Padox: Maestros del Desorden’ actuaron en Quito

Les Padox: Maestros del Desorden. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Les Padox: Maestros del Desorden. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 3
Gabriela Castellanos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Diez personajes calvos y regordetes visitaron el Centro Comercial El Recreo este domingo 26 de noviembre de 2016.

Les Padox: Maestros del Desorden’ es un performace de origen francés que tiene como protagonistas a criaturas extraterrestres que irrumpen en el espacio público para observar.

Esta es su última presentación en Quito, a donde llegó como parte de Fiesta Escénica Quito, festival de artes escénicas organizado por la Fundación Teatro Nacional Sucre, que también concluye hoy.

Vestidos con pantalones café, abrigos grises y botas negras, caminan por el centro comercial con inocencia y curiosidad. A su paso interactúan con las personas que transitan por el lugar, se maravillan con los objetos desconocidos y exploran la naturaleza humana.

De una forma desconocida llegaron a este espacio, se sentaron en las bancas, aprendieron a subir y bajar escaleras y se metieron en algunos negocios para imitar lo que hacían los humanos.


A una distancia prudente estaba su director artístico, Félicien Graugnard, que los guiaba. “Siempre en grupo”, “cada uno en una posición diferente”, les decía desde un micrófono con ayuda de la traductora Samanta Bonifaz.

Su aspecto curioso llama la atención de los visitantes. Su rostro puede ser el de un bebé o el de una persona adulta. Juegan con la inocencia y la alegría de un niño pero no les falta la experiencia y la sabiduría de un anciano. Al mismo tiempo son negros, indígenas, chinos y blancos. Así como representan a todos, también son migrantes que buscan comprender cómo funciona la sociedad.

Los padox fueron creados por Dominic Haudart, Gerard Lepinois y Alain Roussel hace 30 años. Los tres buscaban crear un personaje representativo de la época contemporánea. “El arlequín de Italia era el que llevaba la palabra de toda la sociedad. En Francia teníamos a los guiñoles que eran marionetas creadas para hablar de los problemas sociales”, explica Graugnard.

Así nacen los padox, personajes de tamaño humano, con un rostro similar al de un bebé pero también al de una persona mayor. Juega como un niño pero no le falta experiencia y sabiduría. “Es negro, es indígena, es chino, es blanco y es también un migrante” agrega el director artístico.

Video Les Padox


La gente se acerca para tomarse fotos, pero los padox a veces parecen no estar interesados y otras veces buscan ellos a la gente. Caminan uno detrás de otro y se aseguran constantemente de no separarse. Están fascinados. El centro comercial les resulta particularmente interesante porque “está abierto un domingo y las personas vienen a consumir y consumir”, recalca Graugnard.

Originalmente existían tres padox profesionales. Hoy en día hay cerca de 40 que son habitados por distintos participantes. En esta ocasión, estudiantes de arte de algunos institutos locales participaron del proyecto. Luego de un laboratorio de una semana, salieron a las calles, contó Anita Méndez, productora del Teatro Nacional Sucre.

Esta fue la última presentación del tour que realizaron por América Latina. En octubre visitaron Colombia, a principios de noviembre estuvieron en Chile y la semana pasada se presentaron en el Festival de Artes Vivas de Loja.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)