21 de February de 2014 00:01

Dos oseznos son monitoreados para conseguir su reinserción

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Yumbo y Ukumari son dos oseznos de anteojos de 1 año y 11 meses de edad, quienes luego de ser rescatados por el Ministerio del Ambiente, en un operativo de control, fueron trasladados al Centro de Rescate Ilitío, ubicado a 25 minutos de Latacunga, provincia de Cotopaxi. Esto, con el fin de rehabilitarlos, para luego ser reinsertados en su hábitat.

En una jaula de alrededor de 50 metros cuadrados, recreada con vegetación propia del lugar, los osos permanecen apartados de la gente, con el objetivo de mantener su estado salvaje para que finalmente puedan ser liberados.

Marcelo Reinoso, cuidador de Yumbo y Ukumari, explicó que el desarrollo de los osos ha avanzado positivamente. "En la noche les damos de comer y nos cubrimos con pieles de vaca para que no nos reconozcan y así mantenerlos aislados del contacto humano. La alimentación de estos especímenes está basada en frutas no ácidas como los guaicundos, las achupallas, el suro y el palmito (plantas de la zona)".

El comportamiento de los oseznos es normal, según Reinoso. Son juguetones entre ellos y agresivos cuando escuchan que alguien se acerca. Estas actitudes son favorables para su futura reinserción, pues significa que no han sido domesticados y pueden regresar a su verdadero hogar: los bosques nublados del país.

"Al inicio no se juntaban, ahora son buenos amigos, se entienden y comparten su cueva", señaló.

Si bien Yumbo y Ucumari se desenvuelven correctamente en el hábitat en que se encuentran, aún no están completamente preparados para asumir los retos que les presente la naturaleza. Para ello debe pasar un período de por lo menos seis meses más en el centro de rescate, tiempo en el que crecerán y adquirirán mayores destrezas para defenderse, asegurando su supervivencia.

La hacienda Ilitio es uno de los centros de rehabilitación y rescate de fauna silvestre que se autofinancia y que trabaja en coordinación con el MAE, para la protección y conservación de la fauna silvestre. En ese lugar también hay siete cóndores que viven en cautiverio.

Otro de los centros de rescate que alberga a otros tres oseznos (Estrellita de 10 meses, Pinocho de 8 y Cosanga de 4) es el Eco Zoológico San Martín, ubicado en Baños. Ahí, las personas encargadas de sus cuidados indicaron que el período de adaptación fue el más complicado, pero que ahora el comportamiento y su físico denotan su buen estado de salud. Los ejemplares más pequeños pesaban muy poco según su edad, pero con los cuidados brindados Pinocho pesa ahora más de 30 libras y Cosanga, alrededor de 14 lb.

Los tres mamíferos están en una zona de aislamiento enriquecida con vegetación nativa- como bromelias-, con un pequeño refugio de madera les sirve como cueva y otros elementos como troncos y rocas.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)