5 de junio de 2018 00:00

La obra ‘Polvo’ indaga en la familia desde la danza-teatro

La nueva producción de La Fábrica se presenta en Guayaquil durante junio. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

La nueva producción de La Fábrica se presenta en Guayaquil durante junio. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Alexander García
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Gabriela Chávez, una de las bailarinas, sube a una soga que atraviesa a lo ancho el escenario, se mece en ella como en una cuerda floja o en un columpio de la infancia, entre el malabarismo y la alusión a la soga de un ahorcado. La pulsión entre remembranza, extrañamiento y muerte marcan la dramaturgia de ‘Polvo’, una pieza de danza-teatro que indaga en el ciclo de la vida y en la familia como una metáfora de la sociedad.

La nueva producción de La Fábrica se presenta desde la semana pasada en Guayaquil y prevé seis funciones hasta el 17 de junio. La obra, dirigida por la bailarina y coreógrafa local Nathalie Elghoul, formará luego parte de la selección oficial del XVI Encuentro Internacional de Danza Fragmentos de Junio.

Las imágenes oníricas, las presencias y ausencias que habitan en los bailarines (madres, abuelas, hermanos, familiares…) marcan la impronta de una obra planteada como un sueño, con fragmentos de historias que se van superponiendo unas sobre otras. “En los sueños todo se derrumba y se construye permanentemente”, explica Elghoul.

La pieza, que cuenta con cinco bailarines en escena, comenzó a tomar forma hace cinco meses como producto de un laboratorio de improvisación de la compañía en el que comenzaron a reiterarse imágenes sobre la familia, las relaciones humanas y “conflictos entre microinstituciones y microsociedades”.

Fue así como se instalaron los temas en la obra, que juega además con la idea de recomponer memorias fracturadas de la historia de los bailarines. En ese proceso fue clave la participación de Yared Cedeño, un niño de siete años y bailarín de break dance -sobrino de Isis Granda, otra de las intérpretes-, quien tras asistir a los ensayos llegó a actuar incluso en una primera versión.

“Hemos querido que la obra dispare y evoque muchos sentidos, que provoque y conmueva, que se mantenga en un hilo casi subconsciente, como cuando estas en un sueño”, agrega la directora de la obra y de la compañía.

A Chávez y Granda se suman Denisse Ramos y Carolina Chacha, además de Patricio Albarracín, el único bailarín hombre. La composición musical, que incluye piezas de Ludwig van Beethoven, estuvo a cargo de Juan José Ripalda.

El título de la pieza, ‘Polvo’, alude a la referencia al nacimiento y a la muerte “con imágenes en ruinas y una composición coreográfica que gira en torno a lo intangible”.

En la obra se asiste a escenas que rozan lo bizarro, como el parto o aborto de una de las actrices sobre una mesa, suavizado finalmente por un manojo de flores. Desenfreno, drogadicción o alcoholismo son otros tópicos que surgen la obra.

Presentación

'Polvo' estará en Fragmentos de Junio.La pieza escénica, que dura 45 minutos, se presentará los viernes, sábados y domingo a las 20:00 en La Fábrica, Guayaquil

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)