1 de January de 2013 00:04

Noel Michel es un protector de las abejas y de sus beneficios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Tiene la costumbre de hablarles y está seguro de que lo entienden. Las acaricia  y no se perturban.
No lleva ningún tipo de protección para sus brazos o su rostro,   mientras  se moviliza   entre  los panales. Tampoco el aguijón de estos insectos lo atemoriza.   

De este modo, Noel Michel se relaciona con sus panales. Este  apicultor de 81años, alto, delgado y de ojos claros, es originario  de Bélgica. Llegó a Ecuador en 1993 tras casarse  con Dolores Díaz, una maestra riobambeña con más de 41 años en la docencia.

Una parte de las colmenas  se encuentra  en un huerto en la parte posterior de su casa, situada en la calle Argentinos en Riobamba.
La mansedumbre del enjambre se debe a que Michel hizo una selección durante tres años. Sabe cómo identificar a una abeja agresiva por las señales que se acumulan en su lomo. Entonces   la retira con cuidado e igual procedimiento aplica con los zánganos, para evitarlos.  
Él se siente como un padre para ellas. Sabe lo que necesitan cuando se enferman de amebiasis (parásitos intestinales). Con certeza dice que  cuando eso sucede  el olor del panal es terrible.

¿Por qué Michel cuida con tanto esmero sus colmenares? Su respuesta es contundente.
Está totalmente convencido  de que de ellas depende  la permanencia de la humanidad en el planeta, porque tienen una función vital: ellas  polinizan la gran mayoría de los vegetales.  

De esa forma germinan los  frutos y se producen  los alimentos de los cuales se nutre el hombre. Los insectos y las aves también cumplen ese papel  con las flores.

Las abejas tienen un beneficio adicional: la producción de propóleos. Michel asegura  que es un potente antibiótico natural que previene el cáncer y limpia el organismo de los efectos de la quimioterapia.

El sitio preferido de su casa es el  jardín posterior. Allí sembró    plantas de sacha, aliso,  manzanilla, toronjil y menta. El resultado fue un remanso para meditar.
En el cuidado de sus panales y  plantas le ayuda Rosalino Lojano, un campesino  trigueño, cordial   y de  mediana estatura, oriundo de Guamote (Chimborazo). “Noel es muy paciente y generoso para enseñar.  Ama lo que hace y a él le gustaría que el mundo también actuara”.

Michel además comparte sus conocimientos   con los  campesinos. Diego Barba, un promotor de la economía popular, resalta su capacidad    para  implementar microproyectos para obtener   miel. “Promueve la protección  del ambiente. Ese es el rasgo que lo define y que agrada a la gente”.
Guillermo Montoya, presidente  de la Casa de la Cultura de Chimborazo,  lo  considera un hombre de sabiduría  “porque promueve un sistema agrícola vinculado a la salud”.

En medio de las actividades de la apicultura se da tiempo para el arte culinario.  Antes lo hacía  su esposa   Lolita.   Para ella, conocer a Michel fue hallar nuevos paradigmas. De él aprendió a apreciar la vida  y a percibir “la espiritualidad en todos los seres como una energía de algo más grande”. Se conocen desde 1991. Lolita es  profesora de primaria. Viajó a Bélgica como parte de una delegación para  un proyecto  de   reforestación. Con ternura, mucha ternura comenta: “Fue amor a primera vista”.

Al año de conocerse se casaron en Bélgica.  Sus conocimientos de ingeniería en construcciones facilitaron  la reconstrucción de su casa en Riobamba. Tiene vigas de madera, cielo raso de duela y  amplios ventanales.

Lolita cree  que la misión de ambos es concienciar al mayor número de seres humanos de la importancia de cuidar las abejas.


Juan Vásconez / Ingeniero y apicultor

‘Las abejas garantizan la vida del hombre’

La apicultura es importante para la naturaleza, la polinización y para  que las plantas  y la humanidad no desaparezcan.
Las abejas son las principales polinizadoras de las plantas; sin ellas  la fecundación no sería posible. Son  responsables del 80% de la polinización mundial. El restante 20% lo hacen las aves y los mosquitos.
Las abejas llevan el polen impregnado en sus patas de   una planta a otra. De esa forma se producen los frutos que alimentan al hombre y a   las especies animales.

En algunos países se está descuidando la atención de los panales y por ende la existencia de sus inquilinas.  En Europa las abejas mueren por  causa de la fumigación excesiva.

En las pampas argentinas se aplica glifosato a  los cultivos de soya,     sin percatarse de que  aniquila también a   las abejas. Los apicultores tuvieron que movilizar sus panales a sectores más limpios para continuar con el cultivo de la miel y  asegurar  la supervivencia de los enjambres.
En nuestro país no se conoce mucho de las abejas. Las personas tienen temor a sus ataques.  Hay una preocupante  falta de difusión de  las bondades  para el ser humano, de su importancia capital en la   polinización y para la consecución de cosechas   sanas y ecológicas.
Una investigación  de  la Universidad Central del Ecuador y los datos de  la Asociación de Productores Apícolas aseguran que la venta de miel por año  supera los  10 000 litros, 50 kilos de polen y 100 kilos de propóleo a escala nacional.

La miel que las abejas obtienen  es distinta en color, sabor y olor, dependiendo de la flor de la que se extrae el néctar. En Ecuador,   este tipo de miel unifloral es difícil de conseguir. A excepción de la de eucalipto,  no hay lugares con un solo tipo de flor.
En Riobamba, Noel Michel es muy conocido porque ha desarrollado medicamentos que se fundamentaron en  estudios consistentes  sobre los efectos de  la miel y el propóleo. 

A él acude mucha gente en procura de orientación y de cura para sus dolencias.  Según algunos testimonios, la miel puede curar el  cáncer.
La jalea  contiene un alto nivel de proteínas y proporcionan beneficios curativos que se  ya se han comprobado científicamente en laboratorio. El consumo frecuente de miel no solo es fuente de energía. Es  también  un complemento natural para luchar contra los trastornos cardíacos y nos ayuda a depurar el organismo de   toxinas causadas por el estrés.



La miel
Un remedio natural que  protege y alivia  
Noel  Michel insiste en  la importancia de la miel y en  sus propiedades expectorantes y curativas de la garganta,  asma y estados de gripe. Por ello, algunos médicos recomiendan el consumo de esta jalea con limón para elevar las defensas. También es importante  para favorecer y regularizar  la digestión. Colabora en la curación de úlceras gastrointestinales.

Otros estudios enfatizan en  sus cualidades para  la mujer durante la menopausia.  Estimula las hormonas e incluso previene el dolor menstrual si se ingiere unos días antes de su aparición. Se la utiliza además para el tratamiento de heridas.  Una pequeña cantidad sobre estas es suficiente para desinfectarlas y acelerar la cicatrización.


El vino
La bebida data de  hace   6 000 años
Además de los beneficios ambientales y médicos de las abejas que cuida,    Noel Michel fabrica  un  vino.  Se obtiene a base de la fermentación espontánea de los azúcares de la miel.  Para conseguirlo,    la mezcla con   extractos de frutas como la mora o el durazno. Para la  producción instaló los equipos necesarios en su propia casa.

Las botellas de vino se conservan en su cava o bodega que tiene en el subsuelo de su vivienda. Michel comercializa la botella de vino en USD 5 aunque prefiere compartirlo con sus amigos.
Según el historiador ambateño, Jorge Ortiz, según   las Sagradas Escrituras, Noé fue uno de los primeros personajes bíblicos que ingirió la bebida que  data de hace 6000 años  a.C.


LAS FRASES

‘Promueven la protección  del ambiente.  Ese es el rasgo que la define y que agrada a la gente”.

’El apicultor debe aplicar técnicas especiales  en su trabajo para evitar que  las abejas mueran’


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)