6 de December de 2010 00:00

No hay agenda clara para reducir emisiones

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Jaime Plaza.

Con incertidumbres y a la espera de que con el arribo de ministros y mandatarios haya un giro positivo en las negociaciones, hoy empieza la semana decisiva de la XVI Conferencia Mundial sobre Cambio Climático, en Cancún.

En un primer balance, la Presidencia de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (Unfccc, por si siglas en inglés) aseguró que hay decisiones significativas que servirán como base para lograr un acuerdo.

Sin embargo, no todos coinciden en esa afirmación. Daniel Ortega, delegado ecuatoriano en Cancún, dijo que el texto (una síntesis sobre los avances) que presentó la Presidencia “deja dudas porque es incompleto. Le falta, por ejemplo, mejorar en el nivel de ambición de reducción de emisiones de gases contaminantes para evitar que la temperatura promedio del planeta siga incrementándose".

Las ofertas de reducción de emisiones no superan el promedio del 30% en relación con los niveles de producción de 1990. Incluso Estados Unidos solo ofrecen un 17%. Pero, según los expertos, esos índices, si bien son importantes, no alcanzarán para frenar el calentamiento global.

Ortega señaló que incluso países como Japón, Rusia, Nueva Zelanda y Canadá insistieron en su posición de no firmar la continuación en un segundo período del Protocolo de Kioto. En el 2012 fenece el plazo para cumplir con los compromisos de reducción de las emisiones, pero tampoco hay avances reales. “No hay ningún grado de flexibilidad. Incluso, el delegado de EE.UU. está dispuesto a quemar la instalaciones antes que tocar ese tema aquí”, dijo Ortega.

Otra observación es que no hay claridad en los sistemas de aportes y entrega de recursos para las tareas de mitigación (control de emisiones de gases) y adaptación (cómo afrontar los impactos del cambio climático).

El delegado ecuatoriano indicó que los países industrializados insisten en formalizar el Acuerdo de Copenhague 2009. En el mismo se acordó crear a corto plazo un fondo de USD 30 000 millones y hasta el 2020 de USD 100 000 millones para apoyar a los países más vulnerables ante el cambio climático.

Pero hasta ahora aún no hay beneficiados, “mas ese monto resulta insignificante ya que si solo se considera el 0,5% promedio del Producto Interno Bruto de los 194 países se llegaría a USD 200 000 millones".

Incluso José Francisco Rodríguez, uno de los delegados de El Salvador en Cancún, denunció que todos los países latinoamericanos no están en el grupo prioritario para acceder a esos fondos. La prioridad se dirigirá en especial hacia África y eso es considerando un sistema que excluye al resto.

En tanto, la noche del sábado, a las 20:00 (21:00 de Ecuador), la ministra de Patrimonio Natural, María Fernanda Espinosa, arribó a Cancún. A partir de ayer, ella lidera el equipo ecuatoriano en las negociaciones.

Espinosa es uno de los primeros funcionarios de alto rango que arribó a Cancún. Tras su llegada se reunió en el hotel Moon Palace, sede principal de la cumbre, con los delegados ecuatorianos y Jaime Hermida, embajador de Nicaragua ante Naciones Unidas. Hasta pasada la 01:00 (02:00 de Ecuador) continuó reunida, enterándose de lo ocurrido durante la primera semana de la cita climática que se realiza desde el lunes pasado en el balneario mexicano.

Espinosa será una de las voces más representativas del grupo Alba en Cancún. Está previsto que el presidente ecuatoriano Rafael Correa, también llegue a la cumbre este 9 de diciembre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)