15 de marzo de 2017 00:00

Niños seducidos por la danza y por la marimba en Esmeraldas

La formación demanda un trabajo de hasta tres horas diarias practicando para aprender a tocar la marimba.

La formación demanda un trabajo de hasta tres horas diarias practicando para aprender a tocar la marimba. Foto: Marcel Bonilla/EL COMERCIO 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 5
Marcel Bonilla
Redactor
(F - Contenido Intercultural)

Noventa niñas de entre 6 y 10 años copan una de las salas de ensayos en el Conservatorio de Música y Danza del Municipio de Esmeraldas, para aprender a bailar la melodía que identifica a los afroesmeraldeños, la marimba.

Bajo la dirección de la antropóloga y maestra de danza ancestral, Luvis Mina, las participantes intentan acoplarse con dificultad a los primeros pasos, que les permita adquirir cadencia. Las niñas practican los pasos de baile descalzas y cabello recogido. Después de media hora de ensayos se refrescan con un poco de agua para continuar.

Las danzantes son estudiantes de las distintas unidades educativas de la ciudad de Esmeraldas, que aprovechan las vacaciones para aprender danza ancestral, como parte de la cultura esmeraldeña.

Francisca Francis, estudiantes de danza de 7 años, en su primer día de práctica aprendió cómo deslizar los pies tomándose la falda. “Ha sido un poco complicado moverse con tanto ritmo”, dijo la pequeña.

Ella al igual que el resto de sus compañeras durante cinco minutos se mueve al compás de la danza tradicional de título Torbellino.
En los últimos 10 años, instituciones como el Municipio de Esmeraldas, Consejo Provincial, Corporación Casa de la Marimba y el gremio de Gestores Culturales han apostado a la transmisión de la música afroesmeraldeña, a través de la enseñanza.

Por medio de estas iniciativas no solo se preservan las danzas tradicionales, sino que también se aprende sobre las historias de la negritud.

La maestra Luvis Mina explica que la enseñanza es mucho más integral porque se enseña desde el origen de la cultura del pueblo afro, hasta las nacionalidades Chachi, Épera y Awá asentadas en la parte norte de la provincia.

Durante las cinco semanas quedura el vacacional, los niños también aprenden a entonar marimba, bombo y cununo, como complemento de su formación cultural, junto al profesor Alfredo Castillo.

Él enseña sobre la construcción de la marimba, el origen del instrumento, entonación, notas musicales y sobre los mayores exponentes en ese género como Remberto Escobar, Ecolástico Solís y Papá Roncón, íconos de la cultura afroesmeraldeña.

David Calle
, director del Conservatorio de Música y Danza del Municipio, asegura que esta camada de nuevos talentos representarán a Esmeraldas en presentaciones fuera de la provincia.

La capacitación, que terminará en abril de 2017, permitirá mostrar una danza con acompañamiento de cantoras como Rosa Wila, y marimberos como Larry Preciado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)