23 de December de 2010 00:00

En Navidad y fin de año ponga límite a la comida

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

La agenda por Navidad y fin de año está llena de invitaciones, que incluyen picadas, postres, bebidas de todo tipo y no falta el pavo o el cerdo. Los menús no tienen límite.En el local El Sabrosito, en el sur de Guayaquil, su propietario Ángel Peralta cuenta que en estos días venden entre 20 y 30 pavos y piernas por día. Las bandejas repletas con pavos y piernas de chancho bien aliñados entran una tras otra a un horno de leña.

“Esta es la tradición. En la cena no puede faltar esta delicia. El resto es el complemento”, dice Aurelio Parra, cliente de este local.

Pero si bien es inevitable dejar de probar estas delicias, la nutricionista Gabriela Iturralde recomienda mesura y no servirse comidas en lapsos cortos de tiempo.

“Hay que esperar un tiempo. Si después de cenar se tiene la sensación de hambre hay que esperar 10 minutos y tomar agua. La señal de satisfacción tarda unos 20 minutos en llegar al cerebro”.

También explica que la comida es muy pesada por los condimentos y saborizantes y a esto se suma la combinación con champán y vino. “Lo aconsejable es tomar pequeñas porciones, un plato mediano y no uno grande”.

El nivel de calorías de las comidas de esta época suben. Por ejemplo: tres onzas de pavo o cerdo-porción por persona- tiene entre 250 a 300 calorías.

Media taza de arroz con frutos secos, choclos o crema de leche, tiene de 120 a 150 calorías; mientras que una ensalada con papa y mayonesa, 100 calorías.

El gastroenterólogo Fernando Ron aconseja tomar en cuenta el nivel de caloría para no excederse y evitar dolencias gastrointestinales, que suelen comenzar con el reflujo gástrico. Este produce sensación de llenura y náuseas.

Producto del exceso de alimentos condimentados también puede darse gastritis.

La colitis (molestias a nivel del colon) es otro de los males que se producen por efecto de los excesos en la alimentación.

El gastroenterólogo Johnny Morán plantea bajar los niveles de carbohidratos (harinas), que son los causantes de la obesidad y reducir las frituras. En el caso de carne, pollo o pescado prepararlas a la plancha y no fritas.

Para contrarrestar los efectos de una comida con exceso de condimentos y grasas, el médico pide incrementar las frutas y los vegetales, en la dieta diaria.

El consumo de líquidos (mínimo un litro y medio) también aporta a la buena salud.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)