8 de septiembre de 2016 20:12

NASA lanza una sonda para recoger muestras de polvo de un asteroide

La misión, que tiene un costo de unos USD 1 000 millones, es el primer intento de la NASA de obtener una muestra del asteroide

La misión, que tiene un costo de unos USD 1 000 millones, es el primer intento de la NASA de obtener una muestra del asteroide. FOTO: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia DPA

La sonda Osiris-Rex emprendió este jueves 8 de septiembre de 2016 su viaje hacia el asteroide Bennu y se espera su llegada en 2018, anunció hoy la agencia espacial estadounidense (NASA).

La sonda, de seis metros de largo y de 2 100 kilogramos de peso, fue lanzada a bordo de un cohete Atlas desde la estación espacial en Cabo Cañaveral, en Florida.

Benno es considerado por la NASA uno de los asteroides más peligrosos conocidos hasta el momento y los científicos esperan que un día pueda acercarse peligrosamente a la Tierra.

Según el plan, Osiris-Rex (abreviatura de Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer), fabricado por la empresa estadounidense Lockheed Martin, llegará al asteroide en 2018 y en 2020 se acercará tanto al cuerpo celeste que podría extraer una muestra. En 2023, una cápsula volverá a la Tierra con la muestra.

La misión, que tiene un costo de unos USD 1 000 millones, es el primer intento de la NASA de obtener una muestra del asteroide. Antes de que logre extraer la muestra con una especie de brazo robótico, la sonda investigará el asteroide todo lo que pueda con sus cinco instrumentos científicos y cámaras con los que está dotado.

"Volamos a Bennu porque queremos saber la historia de su origen", dijo antes del lanzamiento Edward Beshore de la NASA. "Las experiencias de Bennu nos permitirán conocer más sobre el origen de nuestro Sistema Solar.

Al igual que hacen los agentes en una serie policíaca, nosotros investigaremos todas las pruebas", agregó el científico. Los asteroides son considerados restos de nuestro antiguo Sistema Solar, algo así como el material restante tras la creación de los planetas y satélites.

Esas rocas se mueven, como el resto de planetas, en una órbita alrededor del Sol y algunos se encuentran en un trayecto de potencial colisión con la Tierra, como Bennu, descubierto en 1999 y bautizado con ese nombre en referencia a un pájaro de la mitología del antiguo Egipto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)