9 de junio de 2014 20:31

La música francesa busca público en Quito

fotos Cortesía: alianza francesa de Quito


Bertrand Belin, es uno de los músicos franceses que forman parte del cartel de la La Fiesta de la Música 2014. Foto: Cortesía Alianza Francesa de Quito

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 0
Flavio Paredes Cruz. Editor

Al soltar el tema de la música francesa, se puede hablar desde el cliché y citar como ejemplos rotundos al ‘Gorrión de París’, Edith Piaf, o al belga Jacques Brel. Quizá alguien más versado pudiera nombrar a Yves Montand, Serge Gainsbourg, Leo Ferré, FrançoiseHardy, Georges Moustaki... Pero con esas citas se corre el riesgo de asumir que los sonidos francos de la canción se quedaron suspendidos en una vuelta de la rueda del tiempo.

Y si bien se generó una pausa en los años 80; nada resulta más lejano de la realidad actual, donde los artistas y discos de la ‘nouvelle chanson’ se han multiplicado desde los 2000, con referencias un tanto anteriores en músicos de los 90, como Carla Bruni (la ex primera dama francesa) y Yann Tiersen (conocido sobre todo por la banda sonora de ‘Amélie’).

Como prueba del presente está el cartel que se ha programado para la Fiesta de la Música de este año, a realizarse, además de con un encuentro de profesionales, con dos jornadas musicales. La segunda, fechada para el domingo 22 de junio -en la Plaza del Teatro (de 14:00 a 22:00)-, se anuncia como el ‘plato fuerte’ de la celebración. Allí estarán cinco artistas nacionales -de la escena alternativa- y cinco músicos franceses del nuevo momento.

Tal vez la voz más conocida de este quinteto sea la de Olivia Ruiz; pero también suenan las de Bertrand Belin, Camille Bazbaz, Camelia Jordana y Chet. Pero, ¿qué los junta y los hace parte del momento actual de la música francesa?

Según Hernán Guerrero, de la Mediateca de la Alianza Francesa de Quito, se trata de una propuesta que refresca el panorama y que, en tiempos de globalización, acerca culturas y sonoridades del mundo a una Francia que funciona como “licuadora” de estilos y ritmos latinos y árabes, de África y Europa del Este (los participantes de la Fiesta de la Música dan cuenta de ese mestizaje). Guerrero también marca la distancia entre la ‘varieté’ y la ‘chanson’: la primera pone énfasis en los juegos musicales, mientras que la segunda da importancia a la lírica y al contenido.

Son letras que van desde lo metafórico hasta lo cotidiano, con ternura e ironía; y cuya estética está inscrita en un discurso de formas sutiles, pero que esconde una visión mordaz y directa sobre la sociedad gala y mundial. Esos escritos de la ‘nouvelle chanson’ entran en una propuesta deudora del teatro, la comedia y el circo, entre aires de intelectualidad. Asimismo, reivindican la herencia legada por los mencionados en el inicio de este artículo.

Desenfado, humor y variaciones sobre el tema del amor se hallan confabulados en las canciones de Olivia Ruiz, intérprete de, entre otras, La femme chocolat, Je trien des pieds o Elle panique. Las raíces y la versatilidad de Ruiz también la han llevado a la interpretación bilingüe de sus temas, como lo expuso en su disco ‘La chica chocolate’, del 2008.

Bazbaz, por su parte, es hijo de la movida del rock y el punk de los años 70; su propuesta musical se hace de fusiones y de una presencia en escenarios muy apegada a la bohemia contemporánea. Belin tiene en su repertorio una fuerte huella del jazz, a la vez que ha correspondido su música con la composición para películas.

Camelie Jordana es la más joven del quinteto y dio a conocer la potencialidad de su voz, por su participación en el programa de talentos ‘Nouvelle Star’. Chet, finalmente, se ha destacado como compositor y es quien agrupa a los otros en el colectivo Show Chet.

La Fiesta de la Música 2014 se arma como la posibilidad de escucharlos o conocerlos y de adherirse a la nueva ola de la ‘chanson française’.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)