18 de abril de 2017 00:00

Con música y arte se mejora en la escuela

Carolina Lanas emplea el método de arteterapia, para mejorar la concentración, el lenguaje y la motricidad fina. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Carolina Lanas emplea el método de arteterapia, para mejorar la concentración, el lenguaje y la motricidad fina. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Diego Bravo
Redactor (I)
dbravo@elcomercio.com

Un padre y su hijo cierran los ojos mientras escuchan música clásica. Así se embarcan en un viaje. El terapeuta les pide que se imaginen que son dos colibríes que vuelan juntos hasta llegar a un campo de flores. De pronto, el pájaro más pequeño se pierde y el otro debe encontrarlo. Mientras lo busca, ambos evocan los momentos que ocasionaron dificultades y buscan soluciones...

Es el método de Imagen Guiada con Música (musicoterapia) que emplea el pedagogo Carlos Echeverría, del Centro de Terapia Familiar Cumbayá, para ayudar a niños y adolescentes que requieren tratamientos para mejorar el rendimiento académico. También su comportamiento en los planteles y la casa. A través de esta técnica, se busca que el estudiante desarrolle autodisciplina.

Este tratamiento se acompaña con las charlas psicológicas de otro especialista, José Torres, quien dialoga con los padres y les ayuda a detectar los problemas que afectan al pequeño. La idea es que logren llegar a compromisos. Y que pese a las diferencias, haya armonía entre los padres.

Esta es una de las opciones a las que recurren las familias, cuando han transcurrido casi dos meses desde que 2 millones de alumnos comenzaron el segundo quimestre en el régimen Sierra y Amazonía.

En esta etapa del año lectivo, en los establecimientos se han detectado las dificultades de alumnos con notas inferiores al promedio mínimo (7 sobre 10). Y que corren el riesgo de quedarse a supletorios, que se rendirán a finales de julio.

La ISM Academy tiene 1 600 alumnos. De ellos, 750 pertenecen a la primaria. En el primer ciclo de este año, el 7,71% obtuvo un promedio inferior a 7,5 sobre 10. El 3,66% debe mejorar su comportamiento. Jenny Vinueza dirige ese centro y señala que si los padres lo aceptan, se coordina entre sus psicólogos y terapistas externos, para buscar soluciones.

Otra opción para mejorar el comportamiento y rendimiento es la arteterapia.

El pedagogo Carlos Echeverría trabaja con un estudiante, de 10 años, que acude a musicoterapia con sus padres. Foto: Diego Bravo / EL COMERCIO

El pedagogo Carlos Echeverría trabaja con un estudiante, de 10 años, que acude a musicoterapia con sus padres. Foto: Diego Bravo / EL COMERCIO

Carolina Lanas emplea esa técnica en el centro que dirige y lleva su nombre en Quito. Este modelo permite desarrollar motricidad, lenguaje, atención y concentración y contribuye en lo emocional. Los niños dibujan y hacen figuras en una caja de arena, para expresar lo que les pasa. Ella evalúa lo que crearon y hace un diagnóstico.

A partir de marzo, cuando comienza el segundo quimestre –explica la profesional– se entregan calificaciones y los establecimientos piden asesoría a los centros de terapias.

“Normalmente los niños tienen ansiedad por las situaciones que viven en su entorno”.

Ella atiende un promedio de 30 pacientes semanales que suman unos 120 al mes. El 90% tiene problemas académicos y socioemocionales por el estilo de crianza. No se logra el balance entre amabilidad y firmeza con los niños, existe violencia que trae consecuencias biológicas y emocionales. También influye la ausencia de los padres y de otros parientes.

Así lo vive Mateo (nombre protegido), de 8 años. En las sesiones de terapia dibujó una botella en la que guardaba el dolor acumulado tras la muerte de su abuelo. Eso se refleja en
su rendimiento académico.

En otro caso, Valentina -de la misma edad- no podía dormir sola y así bloqueó su capacidad de aprender.

Las historias son diversas entre quienes llegan a las sesiones de musicote­rapia y las charlas. Torres atiende unos 200
pacientes cada mes y el 70% corresponde a niños con “crisis de escolaridad o mal comportamiento”.

Según Ligia Herrera, coordinadora de Consejería Estudiantil del Manuela Cañizares, en estos días los padres de jóvenes con bajo aprovechamiento y problemas de conducta acuden a ellos. Les recomienda deportes, eso les permite canalizar sus energías.

Esto les ha dado resultados positivos. Un joven de noveno de Básica, por ejemplo, era maltratado por su padre. A través del deporte recuperó su autoestima, el papá ha puesto de parte y está en terapia.

En contexto

Según el Ministerio de Educación, en el ciclo 2014-2015 hubo 1,2 millones de alumnos de octavo de básica a tercero de Bachillerato en la Costa, Sierra y Amazonía. El 75% aprobó sin problemas y el 23% tuvo que rendir supletorios. Al final, el 2% perdió el

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)