23 de noviembre de 2016 00:27

En Ibarra, 220 piezas arqueológicas muestra el pasado de la Sierra norte 

El local ubicado en el Centro Cultural El Cuartel, de la capital de Imbabura, fue diseñado con detalles técnicops de temperatura, luz y espacio. Abre de martes a domingo.

El local ubicado en el Centro Cultural El Cuartel, de la capital de Imbabura, fue diseñado con detalles técnicops de temperatura, luz y espacio. Abre de martes a domingo. Foto: Francisco Espinoza/PARA EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Sierra Norte
(F-Contenido Intercultural)

La Sala Caranqui del Museo Atahualpa, que se instaló hace dos meses en el Centro Cultural El Cuartel, de Ibarra, ha sido visitada por 3 281 personas.

La muestra posee 220 piezas arqueológicas de los pueblos que habitaron en la Sierra norte, antes de la conquista inca.
Detrás de las urnas de cristal se pueden ver vasijas de uso doméstico y ceremonial. También collares, narigueras repujadas, flautas de cerámica, esculturas en roca, tejidos... que están en custodia del municipio de la capital Imbabureña.

En la anterior administración este museo arqueológico y etnográfico fue retirado de la Plaza Atahualpa.
En este sitio de la parroquia de Caranqui, situado al sur de la urbe, funcionó desde 1997.

A cambio se implementó una sala de exposición en el segundo piso del Teatro Municipal Gran Colombia, explica Gastón Andrago, coordinador del Centro Cultural El Cuartel.

Sin embargo, el funcionario reconoce que ese no era el espacio más idóneo para ejercer una promoción del patrimonio arqueológico de la región.

Por eso, decidieron instalar temporalmente esta exposición hasta que se puede reimplementar el museo en la parroquia de Caranqui.
¿La razón? La mayoría de este material que pertenece a a esta cultura (500 y 1.500 D.C.) fue hallado en excavaciones que se efectuaron en la zona.

Uno de los últimos descubrimientos se registró en el Inka Huasi, una estructura única en la región.
También hay piezas halladas en el Tablón y la laguna de Yahuarcocha. Otras son donaciones de ciudadanos.

Lo ideal sería aprovechar todo el espacio que ofrece el Centro Cultural para hacer una exposición didáctica, estética y científica, sugiere el arqueólogo y atropólogo José Echeverría Almeida.
“Es necesario combinar las tres cosas para que los visitantes conozcan el pasado”.

El actual guión museográfico, que fue elaborado por el experto español Tomas Cordero, muestra vestigios de cerámica, roca, orfebrería y osamentas.

La actual sala, en la que se puede recibir hasta 20 visitantes a la vez, resulta pequeña para la alta demanda.

El creciente arribo de visitantes es lo más notorio. “Mientras en Caranqui se recibía a 3 000 visitantes al año, aquí superamos esa cifra en los dos primeros meses de funcionamiento”, así explica un funcionario del sitio.

Entre los visitantes hay turistas extranjeros y nacionales. También es un lugar frecuentado por estudiantes.
“Nuestros niños necesitan conocer y apropiarse de estos espacios de difusión de nuestro patrimonio”, comentó Diego Cadena, docente la Unidad Educativa 28 de Abril.

Otro de los retos es la implementación de otra área con las 2 000 piezas que aún continúan embodegadas. Andrango explica que la idea es hacer una sala etnológica y arqueológica interactiva.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)