23 de septiembre de 2016 00:00

El museo Presley Norton exhibe piezas de arqueología

Mariela García es la curadora de ‘La arqueología,una puertaal pasado’.

Mariela García es la curadora de ‘La arqueología,una puertaal pasado’. Foto: Wladimir Torres / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Alexander García
Redactor
(F - Contenido Intercultural)

En la vitrina de Desarrollo Regional (300 a.C. a 800 después d.C.) conviven motivos naturalistas que la curadora compara con el arte griego y figuras barrocas. Un rostro de cerámica o un recipiente con forma de figura mítica: una cabeza de hombre con rasgos de bestia y dientes descomunales, de la cultura La Tolita. Un personaje aparece mascando coca mientras que otro está en plena transformación chamánica.

La exposición La arqueología, una puerta al pasado’, del Museo Presley Norton, del Ministerio de Cultura, conmemora los nueve años de creación del repositorio de memoria. En la vitrina también se destaca el contraste entre vasijas de gran policromía con recipientes de un solo tono oscuro. “Hay diferencias dentro de una misma cultura inclusive, porque son piezas concebidas para distintos usos y actividades. Esa diversidad acentúa la riqueza estética”, indica la arqueóloga Mariela García, curadora de la exposición.

La exhibición recorre la estética de la cerámica y utensilios de los antiguos pobladores de la Costa. La idea fue potenciar la colección desde la estética, hacer historiografía y plantear un recorrido por la historia del arte prehispánico”.

Las vitrinas principales corresponden a los períodos Formativo (3800 a 500 a.C.), que comprende las culturas Valdivia, Machalilla y Chorrera; de Desarrollo Regional (300 a.C. al 800 d.C.), con las culturas Bahía, Guangala, Tolita y Jama Coaque; y al período de Integración (400 d.C. a 1 560 d.C.), que abarca las culturas Milagro-Quevedo y Manteño-Huancavilca.

En el Formativo se destacan cántaros de la cultura Chorrera, con motivos zoomorfos.Alas tres grandes vitrinas se suman dos pequeñas, una dedicada al chamanismo y otra sobre la música y la ritualidad.

La exposición dispone, además, de figurinas, vasijas, personajes, descansanucas, botellas-silbato, hachas-moneda, anzuelos de pesca, sonajeros y ralladores, con 249 piezas.En el centro documental se puede consultar, en tres computadores, las fichas de descripción iconográfica de 300 piezas del fondo del Museo –con una reserva de 8 000– y un catálogo.

El objetivo es aportar a los visitantes con esos estudios iconográficos y con datos de las excavaciones arqueológicas, desde lo que se plantean “asociaciones, recurrencias y superposiciones”.

Betty García, coordinadora del Museo, dice que se decidió incluir un fichero de las piezas expuestas en una pantalla táctil. El visitante accede a una fotografía de cada vitrina que tiene en frente y, al hacer clic en cada pieza, se despliega información con el período, la cultura, el tipo de figura, el material y la cronología.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)