5 de septiembre de 2016 00:00

Mujeres recuperan la alfarería ancestral en Calceta

Albina Cuzme utiliza una piedra con agua para tallar los detalles de las ollas de arcilla en la Finca Sarita, en Calceta. Fotos: Cortesía Servio Pachary

Albina Cuzme utiliza una piedra con agua para tallar los detalles de las ollas de arcilla en la Finca Sarita, en Calceta. Fotos: Cortesía Servio Pachary

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 11
Gabriela Castellanos

Las tradiciones y costumbres de la Costa se recuperan en la Finca Sarita, en Calceta. Allí las hermanas Cuzme se dedican a enseñar a la comunidad sobre una práctica que estaba quedando en el olvido.

Ellas aprendieron de su mamá y de su suegra a fabricar ollas y utensilios de cocina con arcilla en un proceso artesanal y tradicional, donde ni siquiera se utiliza un horno. 
Cada año realizan un taller abierto al público donde se enseñan las técnicas, se habla de la tradición, se rescatan los valores y se convive como lo hacen los montuvios.

La alegría no falta y la cocina manaba está presente en el estilo más tradicional. Doménica Dammer, del proyecto Atuk, explica que esto ayuda a que desde afuera de las comunidades se otorgue un valor a los saberes ancestrales que se están perdiendo. 
“Al ver que se aprecia desde afuera, la gente de las comunidades también lo valora y busca recuperarlo”, cuenta. Ahora hay varios hombres y mujeres jóvenes interesados en aprender sobre este arte. 


No solo aprenden a modelar la arcilla, se toman el trabajo de empaparse sobre el material, de reconocerlo en la naturaleza y desarrollar la capacidad de identificar una buena materia prima. Ellos mismos recogen la arcilla con la que elaborarán las ollas y vasijas para la cocina. 
Servio Pachary, representante de la Finca Sarita, explica que el objetivo de los talleres no son capacitar a los turistas, sino recuperar los valores tradicionales que su comunidad ha perdido con el paso de los años.

“Nadie quería dedicarse a esto. Ahora entienden que puede ser más que un pasatiempo; puede ser una actividad económica”, dice. 
El taller tiene una duración de tres días. Durante la primera mañana se realiza una caminata por la finca, se ubican las habitaciones o carpas, se almuerza y se empieza a modelar la arcilla. 
Albina Cuzme, una de las hermanas, guía al grupo para lograr un producto resistente.

Utilizando sus manos, palos y piedras del lugar dan forma a decenas de utensilios que después servirán para preparar sus alimentos. 
“El sabor que da la preparación en una olla de barro es muy especial y único”, dice Dammer. Durante la noche se deja reposar las vasijas para seguir trabajando con ellas al día siguiente.


La segunda jornada comprende el trabajo en detalle. Se utilizan piedras mojadas para lijar la superficie y sellar la arcilla para que pueda contener líquidos sin absorberlos. Una vez que están secos se los prepara para la quema. 
En este proceso no se utiliza un horno. Se lo hace de forma tradicional, como lo hacían los montuvios hace muchos años, dice Pachary. Para quemar la arcilla se quema caña de forma natural. “Arde a una temperatura sumamente alta lo que permite que las ollas queden listas para su uso”, agrega Dammer. 


Otro aspecto importante de este taller es la experiencia de la preparación de alimentos. Una cocina amplia abierta todo el tiempo es el lugar para quienes buscan los secretos de la cocina manaba. 
Allí se aprende a preparar los platos tradicionales, se utiliza el verde, el maduro, arroz, la hoja de plátano, el pescado, el maíz y las verduras para preparar los alimentos que consumirán.

Así mismo se realizan conversatorios para informar a los turistas que llegan desde otras partes del país sobre las historias de estas mujeres. 
El costo de los talleres es de USD 130 en carpa y USD 145 en habitación. El valor incluye la instrucción, la alimentación y el hospedaje por todos los días del taller. Las inscripciones se realizan a través de la página del proyecto Atuk en Facebook y existen programas de trueque para las personas que puedan colaborar con otro tipo de enseñanzas ancestrales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (1)