28 de noviembre de 2014 18:18

¿Por qué las mujeres que simulan un orgasmo son más propensas a la traición?

En el sexo tántrico se unen las energías masculina y femenina para alcanzar el punto más alto de conocimiento. Foto:  Jorge Miente/Flickr

Los hombres tienden a permanecer con sus parejas si ellas tienen orgasmos reales, según estudio. Foto: Jorge Miente/Flickr

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 6
Sorprendido 6
Contento 7
Laura de Jarrín

¿Ha simulado un clímax? Si lo ha hecho, no es la única. Mucha gente habla de haberlo hecho, incluso algunos hombres. Y, sin embargo, un nuevo estudio realizado en el Reino Unido descubrió que simular un orgasmo va más allá de dejar a alguien sin satisfacción sexual… Puede también incrementar su inclinación a la infidelidad.

Según la doctora Laura Berman, experta en sexualidad, educadora y terapeuta, este estudio descubrió que las mujeres que simulan orgasmos son mucho más propensas a reportar infidelidad que aquellas que no lo hacen.

“Los investigadores descubrieron que la frecuencia del orgasmo no es tan importante como la autenticidad del mismo. En otras palabras, si una mujer no alcanza un orgasmo cada vez que tiene un encuentro sexual, esto no incrementa la posibilidad de una traición. Pero, si la mujer simula el orgasmo regularmente, su tendencia a la infidelidad aumenta sin lugar a dudas”, dice Berman.

Añade que los investigadores también han descubierto que los hombres en el estudio tendían más a permanecer con sus parejas si ellas tenían orgasmos reales y consistentes. Tiene sentido que las mujeres que fueron parte del estudio y simularon el orgasmo, hayan estado más dispuestas a una traición.

Simular orgasmos deja a la persona mucho más que insatisfecha, esto puede también hacerle sentir amargura. Durante el acto ella pudiera pensar “Aquí vamos, él está haciendo todo mal nuevamente. Nunca voy a alcanzar un orgasmo de esta manera, así que lo mejor que puedo hacer es simularlo. ¡Él es tan egoísta!”.

“Es fácil darse cuenta de que esta clase de pensamientos pueden ser venenosos para una relación. La mujer pudiera muy pronto descubrir que es ella quien evita la interacción sexual con su pareja o que ella se desengancha durante el acto sexual porque sabe que ese orgasmo nunca se va a dar.

Una conexión que no satisface puede dejarle a ella con un deseo mayor, ya sea de coquetear con los hombres que conoce o incluso de llegar a un siguiente nivel y tener un encuentro sexual con alguien que no es su pareja. Pudiera creer que ese hombre le da lo que ella necesita”, indica Berman.

Desafortunadamente, es probable que ella se sienta insatisfecha una vez más, porque el problema no es necesariamente de su pareja, sino de su propia falta de deseo de ser auténtica y honesta acerca de lo que ella necesita en la cama.

“Si una mujer no sabe cómo aceptar su sexualidad, hablar sobre ello y pedir lo que desea, ella seguirá luchando con los orgasmos con cada pareja que escoja. Simular un orgasmo sirve como una ‘curita’ en ese momento, pero no va a remediar una herida subyacente (lo que es como si ella nunca su hubiera permitido explorar su sexualidad y sus puntos ardientes para descubrir lo que realmente le hace sentirse bien)”, señala la doctora Berman.

Si desea ser honesto con su pareja (incluso cuando no llega a alcanzar un orgasmo), tendrá una relación mucho más abierta y positiva. La vida sexual será más apasionada porque será más real y les conectará más allá de lo físico. Hable acerca de los tipos de caricias que fomentan su deseo. Recuerde que, a pesar de que los orgasmos no necesariamente se dan cada vez que se tiene un encuentro sexual, sí puede darse un encuentro sensual, placentero y muy compensatorio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (23)
No (0)