31 de marzo de 2016 09:19

Fallece el nobel de literatura Imre Kertesz, el escritor del Holocausto

Imre Kertesz, escritor, periodista y traductor húngaro de origen judío, uno de los grandes de la literatura del siglo XX y Premio Nobel de Literatura en 2002 falleció hoy, 31 de marzo de 2016, a los 86 años. Foto: EFE.

Imre Kertesz, escritor, periodista y traductor húngaro de origen judío, uno de los grandes de la literatura del siglo XX y Premio Nobel de Literatura en 2002 falleció hoy, 31 de marzo de 2016, a los 86 años. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

El escritor húngaro y nobel 2002 de literatura Imre Kertesz, fallecido este jueves 31 de marzo de 2016 a los 86 años, deja una obra alimentada por su experiencia en los campos de exterminio nazis y de denuncia contra las dictaduras.

Afectado desde hace años por la enfermedad de Parkinson, el único nobel de lengua magiar abandonó en 2013 Berlín, donde vivía desde 2001, y regresó a Budapest. Ahí, en su domicilio de la capital húngara, falleció en la madrugada de este jueves, según anunció su editorial Magveto.

Nacido el 9 de noviembre de 1929, fue deportado en 1944 a Auschwitz-Birkenau (Polonia), con solo 15 años, antes de ser transferido a Buchenwald (Alemania) en 1945.

Las obras de este judío sobreviviente de los campos de exterminio nazis son a menudo comparadas a las del italiano Primo Levi, del español Jorge Semprun o del norteamericano Elie Wiesel.

"Fue uno de los escritores judíos de Europa que no podían pertenecer a una única nación debido a sus traumatismos y a la perspectiva universal de su obra sobre el Holocausto" asegura Gabor T. Szanto, editor de la revista literaria húngara Szombat, que veía regularmente al escritor.

Su obra más conocida, 'Sin destino', publicada en medio de la indiferencia en 1975, fue finalmente reconocida como una obra que "traza la frágil experiencia del individuo contra la bárbara arbitrariedad de la Historia, y defiende el pensamiento individual contra la sumisión al poder político", según el jurado del Nobel.

El libro evoca, de forma sobria, irónica y distanciada, la vida de un joven deportado, Koves, como él mismo lo fuera. Su obra "evoca su destino con amor a la vida, y habla de ello de forma casi festiva" explicaba en 2002 su amigo el historiador y periodista François Fetjö, destacando "una contradicción, una tensión completamente extraña" que a veces fue incomprendida en su país, con el que mantenía una relación ambigua.

Kertész respondía: "Presenté los hechos tal como fueron, no como aparecieron después en la conciencia de cada uno". La "bárbara arbitrariedad" a la que se enfrenta el individuo en su obra es propia de todos los sistemas autoritarios, según denunciaba Kertesz, un hombre de elegancia clásica.

"En Auschwitz, yo era un niño. Solamente bajo la dictadura comunista comprendí lo que había padecido en Auschwitz", aseguró al recibir el Nobel. Esa dictadura comunista "nunca apreció mis libros, porque percibía que había algo de explosivo en ellos: un llamado contra todas las dictaduras, y no solamente contra la dictadura nazi" explicó.

Imre Kertész regresó a Budapest después de la guerra, y trabajó como periodista hasta que su períódico tuvo que adoptar la línea comunista, y él fue marginado por el régimen.

"Entre 1961 y 1973, escribí 500 veces el principio de 'Sin destino', para hallar una distancia, una estructura, un marco donde las palabras pudieran tener vida propia", relató.

Aunque en 2012 criticó el gobierno populista conservador del primer ministro Viktor Orban, Imre Kertesz fue a su vez criticado en 2014 por la prensa de oposición por haber aceptado un homenaje del mismo Orban.

Kertesz, asimismo traductor de literatura alemana, es también autor de 'Liquidación' (2004), 'Un instante de silencio en el paredón' (1998) o 'Yo, otro. Crónica del cambio' (1997).

Su último libro, 'La última posada' a punto de ser publicado en España por la editorial Acantilado, incluye diarios íntimos entre los años 2001 y 2009 que constituyen "un testimonio visceral y a veces perturbador de sus experiencias en ese período", según el editor español.

"Imre Kertész fue un visionario, aunque también un hombre simple y amable que todos nosotros hemos amado también" afirma por su parte su editora francesa, Martina Wachendorff-Pérache, en la web de Actes Sud, la editorial que lo hizo conocer en Francia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)