13 de abril de 2016 10:42

Mosaicos de tulipanes y alta costura en el parque Keukenhof de Holanda

El parque de Keukenhof, en Holando, muestra un espectáculo de flores todos los años

El parque de Keukenhof, en Holando, muestra un espectáculo de flores todos los años. Foto: Cuencta de Facebook Visit Keukenhof

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia AFP

Cien mil tulipanes y otros bulbos florales, con una paleta de colores que va desde el azul de Delft al blanco porcelana, embellecen el parque floral de Keukenhof, en el oeste de Holanda, en plena eclosión en estos días del año.

La temática del mayor jardín de bulbos del mundo, con siete millones de flores, evoca esta edición la riqueza histórica de Holanda, tomando como inspiración la Edad de Oro holandesa (1584-1702) , sinónimo de una prosperidad sin igual hasta la fecha gracias al “comercio, el arte y las ciencias” , indicó a la AFP la guía turística Patricia Jelgehuis.

Más allá de la asociación entre los colores florales y la belleza pictórica de los lienzos de los maestros del siglo XVII, los visitantes pueden admirar estos días ejemplos de alta costura ideada con flores, como un vestido de novia concebido con orquídeas blanco crema por el creador holandés Ronald Kolk.

A los modelos florales de Kolk, perlas de una exposición que reúne esculturas, vestidos y zapatos, se añaden los sombreros de Philip Treacy, estilista que ha peinado celebridades como Madonna o a la familia real británica.

El 23 de abril, con ocasión del Corso florido de Bollenstreek, gran cortejo de carruajes que une Noordwijk a Haarlem (sur de Amsterdaml) , Keukenhof recibirá unos 50.000 espectadores.

“Es la región de los campos de flores, porque la tierra aquí contiene más arena, propicia para los tulipanes”, explicó Patricia Jelgehuis.

Con 20 exposiciones florales distintas y ocho jardines que incluyen propuestas en materia de jardinería, el Keukenhof fue creado en 1857 al estilo de los jardines paisajísticos ingleses. Los bulbos se plantan a mano cada año, gracias a la labor de cuarenta jardineros.

“Nos aseguramos de que el parque esté lo más bello posible para los visitantes, pero también florido el mayor tiempo posible. Por eso plantamos los bulbos en tres capas: primero, los tulipanes de floración tardía, luego los precoces y después los crocus (un tipo de planta perenne)”, precisó Luud ter Laak, que se ocupa de las flores de Keukenhof desde 2010.

Se espera que unas 800 000 personas de un centenar de nacionalidades diferentes visiten hasta el 16 de mayo el parque de 32 hectáreas que ha acogido a 50 millones desde su apertura en 1949.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)