8 de diciembre de 2016 15:37

Una momia del siglo XVII da señales de cómo fue el génesis de la viruela

El niño encontrado en Lituania murió entre 1643 y 1665, una época e la que la epidemia brotó en varias ocasiones en el continente europeo

El niño encontrado en Lituania murió entre 1643 y 1665, una época e la que la epidemia brotó en varias ocasiones en el continente europeo. Foto: Captura 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 3
Agencia DPA

Hasta ahora la viruela era considerada una de las enfermedades más antiguas de la humanidad, pero los restos de virus descubiertos en una momia infantil del siglo XVII en Lituania podrían probar que el agente patógeno no es tan antiguo como se pensaba. Un equipo de investigadores descubrió restos de virus en la momia de un niño enterrado en una iglesia en Lituania.

Los análisis de ADN de las reliquias y su comparación con brotes más modernos de viruela apuntan que las cepas sólo pueden remontarse en el tiempo hasta un predecesor común que data de entre el año 1588 y el 1645, informan en el diario especializado "Current Biology".

En ese momento se produjo un periodo de exploración, migración y colonización que podría haber favorecido la difusión de la viruela. Hasta ahora se pensaba que la viruela la sufrieron habitantes de China, India o Egipto hace miles de años, como en el caso del faraón Ramsés en el año 1145 antes de Cristo.

Sin embargo, habrá que ahondar ahora en esa teoría, opina uno de los responsables del estudio, Hendrik Poinar, director del Centro de ADN antiguo de la Universidad McMaster de Hamilton, en Canadá. Cicatrices halladas en la momia de Ramsés, que se atribuían hasta ahora a la viruela, podrían haber sido causadas también por la varicela o el sarampión, creen los expertos.

El niño encontrado en Lituania murió entre 1643 y 1665, una época e la que la epidemia brotó en varias ocasiones en el continente europeo. Antes de que el equipo pudiera extraer ADN de la viruela de la momia los investigadores tuvieron que ser autorizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Poinar dijo sin embargo que las muestras estaban tan fragmentadas que no suponen ningún peligro. "Tampoco fueron contagiosas para quienes trabajaron durante las últimas décadas con la momia", dijo a dpa.

Pese a su desciframiento genético evolutivo, sigue sin estar claro de dónde procede realmente el virus. "El estudio sitúa el inicio de la evolución de la viruela en un momento muy posterior. Pero sigue sin estar claro qué animal fue el verdadero depositario del virus de la viruela y cuándo comenzó a transmitírselo a las personas", añadió el biólogo evolutivo Eddie Holmes de la Universidad de Sydney, en Australia.

Las dos principales cepas del virus, Variola mayor, más mortal, y Variola menor, algo menos agresiva, se formaron después de que el médico inglés Edward Jenner desarrollara una vacuna en 1796, según las investigaciones. Mientras no se conozca el origen del agente patógeno, habrá que seguir controlando su capacidad de transformación frente a las vacunas existentes, alertan los investigadores.

La viruela se considera erradicada oficialmente desde 1980, pero sigue habiendo virus vivos en laboratorios de máxima seguridad cerca de Novosibirsk, en Rusia, y en Atlanta, en Estados Unidos.

Originalmente estaba prevista su destrucción en 1999, pero fue postergándose. En 2014 aparecieron además en las oficinas del NIH (Institutos Nacionales de Salud), en Estados Unidos, tubos de ensayo con virus de la viruela que habían sido olvidados en un almacén.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (3)