24 de October de 2014 16:48

Un ‘molino’ de aluminio y LED para las artes

La iluminación púrpura se logra mediante diodos LED, que iluminan  a  través de perforaciones.

La iluminación púrpura se logra mediante diodos LED, que iluminan a través de perforaciones.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 0
Redacción Construir (I)

La pasión que tienen los europeos por todas las manifestaciones culturales no se discute. Tampoco su predilección por artes tan arraigados en su idiosincrasia como el teatro, la danza y la música.

Esa orientación natural hacia el arte hace que, cuando se trata de levantar edificaciones para albergar esas prácticas, los involucrados logren verdaderos prodigios arquitectónicos y funcionales. Claro, contando con el respaldo económico que permite el desarrollo de esos proyectos.

Un ejemplo fehaciente de esta optimización creativa es el nuevo Teatro de Stoep, emplazado en la pequeña ciudad holandesa de Spijkenisse.

Este ingenio vanguardista de hormigón y aluminio de
3 600 m² de construcción fue proyectado por UNStudio, un prestigioso taller de arquitectura cuyas principales cabezas son Ben van Berkel y Gerard Loozekoot.

Como explica http://www.archdaily.com, el diseño de UNStudio responde a la actual dinamización cultural de la ciudad mediante la fusión de la función arquetípica de un teatro -la de crear un mundo de ilusión y encanto- con los requisitos específicos para atender a las variadas necesidades de la comunidad local.

Por ello, el teatro ha sido diseñado con un doble énfasis en la naturaleza quimérica del mundo de la escena y los aspectos sociales de la experiencia del cine.

Como explica Ben van Berkel en la página web de UNStudio (www.unstudio.com): “A diferencia de la cultura mediática que existe hoy, el teatro ofrece la experiencia participativa del evento en vivo, a menudo llamado apropiadamente como la ‘magia del teatro en vivo’; una acción entendida como la fusión de la energía entre la audiencia y el artista”.

La propuesta del taller holandés considera, entre su distribución espacial, un auditorio para 650 personas y una sala más pequeña con capacidad para 200 asistentes, varios vestíbulos interrelacionados, una gran cafetería, un restaurante, una cafetería para artistas, un salón vip, vestuarios, salas multifuncionales y oficinas.

Todos estos ambientes se distribuyen en un volumen en forma de una flor, con un gran vestíbulo central libre de columnas, que forma el corazón de la estructura.

Como explica Van Berkel: “El foyer de entrada vertical es el punto crucial en el funcionamiento social del teatro, un núcleo focal dinámico que da acceso a los diferentes niveles”.

La acústica, obviamente, es perfecta. El rápido desarrollo reciente del software utilizado permitió optimizar la calidad de sonido dentro de los auditorios. Así, los elementos del techo se pueden bajar y en ángulo para ajustar los niveles de volumen cuando sea necesario, mientras que los paneles de pared acústicos reflejan y aumentan la calidad del sonido para cada asiento en el auditorio.

Luz y color juegan un papel esencial. No solo en los auditorios y para las producciones, sino también para la puesta en escena, la atmósfera y el ambiente en los salones públicos. Durante el día, la parte de vidrio inferior de la fachada permite la óptima penetración de la luz desde las fachadas y la cubierta. Por la noche, se crea un ambiente cálido y acogedor, a través del uso de color y la iluminación artificial.

Además de la fachada acristalada, la parte superior consta de dos capas de aluminio llenas de perforaciones circulares. Estas permiten una iluminación púrpura con luces LED.

El proyecto se completa con los amplios espejos de agua que rodean la volumetría y la espectacular vista de un molino tradicional holandés cercano: el Nooitgedacht.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)