5 de noviembre de 2015 00:00

Churandy propone ropa de noche indígena

La cantante de música andina Yurak Pacha luce un vestido largo de noche.

La cantante de música andina Yurak Pacha luce un vestido largo de noche. Fotos: Jorge Maldonado/Churandy.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 21
Ana Cristina Alvarado
Redactora
aalvarado@elcomercio.com
(F- Contenido Intercultural)

Lucía Guillín es una diseñadora de modas de origen Puruhá que creó Churandy después de un proceso de experimentación. Siempre le gustó dibujar y jugar con los hilos y los colores, pero su pasión empezó a tomar forma de emprendimiento cuando sus sobrinas se convirtieron en figuras públicas. Jenny Guillín, primera ñusta Andina Reina indígena del Ecuador, y Yurak Pacha, cantante puruhá de música andina, fueron su inspiración y motivación.

Hace tres años, Lucía empezó a diseñar vestidos basados en el vestuario tradicional de la mujer de Chimborazo, pero con cortes contemporáneos de noche. Esta propuesta llamó la atención de más mujeres, quienes se convirtieron en sus primeras clientes. Así lo expresa Jenny, quien ha participado en varios reinados y siempre va a eventos públicos con la ropa hecha por su tía.

Los cursos y talleres de diseño y corte y confección vendrían como una necesidad de profesionalizar su trabajo. Poco a poco fue ganando un público que busca prendas exclusivas y personalizadas. Los bocetos los realiza junto a quien adquirirá la prenda; hace un estudio de color, elige cortes que le sienten mejor a la usuaria y conversa con ella sobre sus preferencias.

En su tienda, ubicada en el Centro Comercial La Condamine (Riobamba), tiene prendas listas para llevar, pero su fuerte es el diseño y confección a la medida. Es así que ha trabajado en la imagen de artistas de Chimborazo como Nelly Janet, la cantante de música cristina Maritza Santiago y otras.

En el proceso involucra a artesanas expertas en el bordado y corte y confección. De esta manera les proporciona una fuente de trabajo constante, bien remunerada y que se puede realizar desde el hogar, sin descuidar las tareas tradicionales de las mujeres de la Sierra.

Lucía cuenta que otro de sus objetivos al crear esta marca fue rescatar la cultura Puruhá. A través de trazos modernos llega a las mujeres jóvenes, quienes habían dejado el anaco por jeans. “Este trabajo sí valió la pena, ahora las chicas están poniéndose otra vez el anaco”, dice la diseñadora.

Churandy busca reapropiarse de las tradiciones de vestuario indígena, usando figuras como las flores del páramo y la chacana en los bordados y los colores típicos usados por las mujeres en esa provincia; amarillo, rojo y verde. Esta marca también ha llegado a diferentes pueblos indígenas y a los mestizos con prendas más ‘occidentales’ como blusas, chaquetas y shorts bordados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (1)