2 de noviembre de 2015 00:00

Los atuendos afros se actualizan con toques modernos

Las modelos afroesmeraldeñas posan junto al diseñador Abel Lara, durante la presentación de su nueva colección. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Las modelos afroesmeraldeñas posan junto al diseñador Abel Lara, durante la presentación de su nueva colección. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 9
Marcel Bonilla
marcel.bonilla@elcomercio.com

La pasarela se llenó de modelos afroesmeraldeñas
que lucían una colección de vestidos que rescatan la tradición de ese pueblo.

Los diseños, de la colección del diseñador esmeraldeño Abel Lara, llamaron la atención del público por sus matices y versatilidad.

Con un toque moderno, los atuendos afros buscan ganar un espacio en el mercado nacional e internacional, incursionando con una propuesta atrevida en el mundo de la moda.

La colección consta de 16 modernos bocetos que recogen modelos de vestidos utilizados por los afros durante el tiempo de la Colonia, pero con adaptaciones actuales.

La presentación se realizó por las celebraciones del mes de la afroecuatorianidad que se realiza en octubre, y que empata con el decenio del pueblo afrodescendiente, iniciado en enero del 2015.
 
Durante el desfile de moda afro, realizado en la plaza cívica Nelson Estupiñán Bass, las modelos lucieron vestidos en los que resaltaban los colores claros y turbantes, característicos en la población afro.

Lara es un diseñador que gusta de lo colorido y el contraste. Por ello, en su colección jugó con los colores de los atardeceres en Esmeraldas y los trasmitió en la pintura de sus diseños.

Con este trabajo, Lara quiere que sus vestidos puedan usarse diariamente y que no sean de uso exclusivo para fechas importantes como la afroecuatorianidad, en donde se usa turbantes, túnicas y atuendos afros.

La colección presentada dista de las tradicionales que se componen de túnicas largas o batonas con estampados, kenyas (gorros) y algunos accesorios trabajados con los materiales hallados en el medio (coco y semillas vegetales).

El diseñador de esta nueva colección, que está previsto que dé la vuelta al país, busca ya los escenarios para presentarla en Quito y Guayaquil.

“Los toques aplicados a esta colección la hacen distinta del resto porque se ha ampliado el concepto para que la luzcan mujeres de todo el país”, explicó la directora de Cultura del Municipio de Esmeraldas, Johanna Bennet.

Para el lanzamiento de esta nueva línea de indumentaria afro, se realizaron estudios en Ecuador, África y Oceanía, sobre los diferentes materiales, los colores y las tendencias. Esta investigación tomó casi un año para culminarla.

A Patricia Cobeña, una de las personas que acudió al lanzamiento de la colección, le gustaron los encajes que se usaron en vestidos cortos.

El diseñador se centró en la importancia de las telas que también permite diferenciar a las tribus africanas según los estampados, los colores y los patrones de cada una; por eso sus vestidos tienen ese toquecito de historia que identifica a los afroesmeraldeños.

Ese es uno de los motivos por los que se recogió algo típico como el turbante, las faldas anchas tipo campana, que utilizaban por los ancestros para bailar currulao.

Para Fricson Quiñónez, entendido en temas de moda, la propuesta de Lara ayuda a rescatar la identidad de los pueblos, siendo una forma de mantener viva una tradición como es el uso de sus vestidos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)