10 de abril de 2015 17:32

Unos Moais amarillos de hormigón en Corea del Sur

El amarillo de las cabañas de hormigón armado contrasta con el azul de la gran piscina comunal. Fotos: www.divisare.com.

El amarillo de las cabañas de hormigón armado contrasta con el azul de la gran piscina comunal. Foto: www.dezeen.com

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Construir

En arquitectura, la simetría es sinónimo de orden y planificación; pero a veces puede volverse aburrida por predecible y monótona. Eso se hace más evidente cuando se proyectan conjuntos habitacionales.

Romper con este esquema es lo que se propuso el estudio coreano Koossino al proyectar las casas vacacionales en Gapyeong, una población ubicada a una hora y media de distancia de Seúl, Corea del Sur.

En una colina de ese condado, en 6 000 m² de terreno, se levantaron 13 casas asimétricas con vívidas paredes amarillas y con un objetivo más claro todavía: dar alojamiento a los visitantes que viajan a conocer el jardín botánico del lugar, uno de los más reconocidos de Corea, como explica el portal http://www.dezeen.com/

Los arquitectos de Koossino explicaron a Dezeen que, para concebir el diseño, fueron influenciados por las históricas estatuas de piedra Moai de la chilena isla de Pascua.

Al igual que las estatuas, los inmuebles Moai de Pensiones tienen cada uno la misma forma: un volumen de alta elevación, con una base de hormigón y una sección superior de facetas. También están alineados uno junto al otro, de modo que cada unidad parece mirar en la misma dirección.

Como el sitio tiene una pendiente de 10 metros, explicó el arquitecto Jae Hwan Lee, principal de Koossino, al portal http://www.divisare.com, se insertó una masa horizontal en la parte más baja.

En este estilobato (basamento corrido) se habilitaron las áreas de recepción y una amplia cafetería; en la terraza de este bloque se levantó una piscina de infinito, cuyo borde principal está al nivel de la entrada de seis coloridas cabañas.

Las unidades vacacionales son de estructura de hormigón armado y sus fachadas y cubiertas están revestidas por paneles decorativos de aluminio. Estos, pintados de amarillo brillante en los pisos superiores en voladizo de cada casa tienen una función definida: destacarse sobre el paisaje verde que reina en el lugar.
Según Hwan Lee, esta tonalidad pone el toque alegre en el camino que siguen los turistas en su visita mañanera al jardín botánico colindante.

El amarillo vuelve a aparecer en el interior de las casas, en equipamientos como puertas, escaleras y muebles, los que contrastan vivamente con los tonos blancos y grises de las paredes, accesorios de iluminación y tapicería.
La luz que llega a través de la escotilla (claraboya) y la gran ventana de abertura lateral permiten una óptima iluminación de todos los ambientes.

En la planta superior extendida se han habilitado un dormitorio máster y un baño completo, así como una especie de mirador (balcón cubierto) que permite al visitante a mirar el paisaje circundante.

Cada residencia posee una cocina completa en su nivel más bajo, con salidas a un pequeño patio y a la piscina.

Esta alberca es uno de los ganchos del proyecto. Su forma asimétrica se caracteriza por la longitud. Como posee un borde indefinido puede considerarse como ‘ de infinito’, pues en ese lado no se dibuja claramente la línea de horizonte.
La superficie recreativa de Moai es amplia y posee equipamientos ideales para el disfrute de la naturaleza con tranquilidad. En un paisaje hermoso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)