22 de abril de 2018 12:04

En Misisipi, la única clínica de aborto resiste a las amenazas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cinco mujeres activistas pro-vida se paran frente a la última clínica de abortos de Misisipi, interceptando a los pacientes que ingresan.

“Hay un bebé que te ama”, predican. “Jesús te ama.”, les dicen bien alto.

Las ruidosas escenas fuera del Centro de Salud Femenina de Jackson, conocido como la Casa Rosada, ocurren repetidamente en este estado profundamente conservador y religioso en el corazón del denominado 'Bible Belt' (Cinturón de la Biblia) de Estados Unidos.

Tanto hombres como mujeres toman posiciones frente al edificio art deco rosado en Jackson intentando convencer a las mujeres para que no ejerzan sus derechos de aborto, un obstáculo que ya es bastante alto debido a la inmensa presión social y económica existente en el estado más pobre de Estados Unidos.

Misisipi se encuentra entre los siete estados de Estados Unidos con apenas un solo lugar donde las mujeres pueden solicitar un aborto.

“La vida es preciosa, y creo que lo que se hace aquí está mal porque un bebé es un bebé en el momento de la concepción”, dijo Rebekah, una activista de 21 años, mientras un altavoz emite música a todo volumen.

Ella basa su postura en la religión: “El Señor dice en la palabra (sagrada) que, antes de que los formara en el útero, los conoció, incluso antes de que nacieran” .

Otra activista contra el aborto, Pam Miller, insta a las mujeres a reconsiderar sus opciones.

“Acompáñame y te llevaré al CPC, Centro de Opciones de Embarazo”, le dice a un paciente. “Tienen opciones hermosas que reafirman la vida”.

“No es demasiado tarde para cambiar de opinión”, señala tajante.

'Barreras emocionales' 

Las mujeres han podido buscar legalmente el aborto en todo Estados Unidos desde la histórica decisión del Tribunal Supremo de 1973 de Roe v. Wade.

Pero el derecho a las opciones reproductivas sigue siendo tenue a medida que se debate sobre el tema, especialmente en estados conservadores como Misisipi que han introducido medidas que restringen el acceso a los servicios, creando efectivamente una prohibición para muchas mujeres.

El gobernador republicano del estado sureño, Phil Bryant, promulgó una ley actualmente vinculada a la prohibición del aborto después de las 15 semanas de embarazo, muy por debajo del límite generalmente permitido en EEUU de entre 22 y 24 semanas.

El listón es alto para las mujeres que quieren ir a la Casa Rosada, donde un aborto cuesta unos 600 dólares, y a menudo requiere viajes de larga distancia y facturas de hotel.

Interrumpir un embarazo en Misisipi también exige dos visitas a la clínica: después de la consulta inicial, las mujeres deben reflexionar sobre su decisión durante 24 horas.

La Casa Rosada, que realiza unos 200 abortos al mes, apela a médicos de otros estados, ya que encontrar médicos dentro de Misisipi dispuestos a realizar el procedimiento es casi imposible porque corren el riesgo de un acoso severo.

Por lo tanto, la clínica ofrece servicios de aborto solo dos días y medio a la semana.

E incluso aquellos que superan obstáculos legales, financieros y logísticos se enfrentan a la vergüenza social: la Casa Rosada prepara el escenario para un enfrentamiento casi diario entre activistas proabortistas y antiabortistas.

Luciendo vaqueros y gafas de sol de aviador, Derenda Hancock acompaña a la clínica a mujeres que buscan el servicio, protegiéndolas de los manifestantes antiaborto.

“Además de todas las barreras físicas que tienen que superar, tienen que superar las barreras emocionales de la posición en la que estas personas y este estado y la religión les imponen”, dijo.

Amenazas legales 

Después de firmar el “Acta de la edad gestacional” el mes pasado que prohíbe los abortos después de 15 semanas, Bryant declaró en la red Twitter que estaba “comprometido a hacer de Misisipi el lugar más seguro en Estados Unidos para que nazca un bebé”.

En 2012, promulgó una ley que exige que todos los médicos asociados con un centro de aborto también tengan derecho a admitir a los pacientes en los hospitales locales, lo que cerraría efectivamente la Casa Rosada.

La Organización de Salud Femenina de Jackson demandó al gobierno estatal por la legislación, que fue bloqueada por un tribunal federal y permanece atascada en disputas legales.

Kaylie Hanson Long, directora de comunicaciones de la organización pro-elección NARAL, apunta a una serie de intentos legales para socavar la decisión Roe v. Wade, diciendo que perjudican especialmente a las mujeres de bajos ingresos.

“Estás impactando a estas mujeres desproporcionadamente ” , dijo. “ Las mujeres de bajos ingresos tal vez no tengan la oportunidad de ausentarse del trabajo para abortar”.

A pesar de las amenazas legales y las protestas frente a la Casa Rosada, su propietaria y activista por los derechos de las mujeres, Diane Derzis, se niega a dar marcha atrás en su compromiso de proporcionar acceso a abortos legales y seguros.

Para los críticos vehementes de su clínica, Derzis, activista por los derechos de las mujeres desde hace mucho tiempo, señala las injusticias sociales a las que se enfrentan muchas personas cuando consideran el rumbo de su futuro.

“¿Desea detener el aborto? Entonces, haga que sea más fácil para las mujeres tener hijos y darles una buena vida, alimentarlos, vestirlos, educarlos”, dice ella.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)