14 de abril de 2017 14:21

Siete mil personajes participaron en la procesión del sur

Siete mil personajes fueron parte de la procesión de Jesús del Gran Poder del Sur, en ese sector de la ciudad. Foto: EL COMERCIO

Siete mil personajes fueron parte de la procesión de Jesús del Gran Poder del Sur, en ese sector de la ciudad. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
María Belén Merizalde
(I)

Alrededor de siete mil personajes participaron en la procesión Jesús del Gran Poder del Sur, que arrancó a las 12:00 de hoy viernes, 14 de abril de 2017, desde la iglesia Virgen del Quinche, en el barrio La Unión.

Aproximadamente a las 07:00 ya empezaron a llegar los participantes de este acto religioso para afinar los últimos detalles antes de iniciar el recorrido de siete kilómetros, por las principales calles del sur capitalino.

Con una dramatización del Vía Crucis de Jesucristo se dio inicio a la procesión, la cual cumplió 20 años.

Cucuruchos, verónicas y romanos caminaron encarnando el trágico camino que debió recorrer Jesús hasta su crucifixión.

Manuel Chicaiza, representando a Jesús, encabezó la caminata cargando una cruz de aproximadamente 80 libras. "Esta es la vigésima edición de la procesión en la que cargo esta cruz y lo hago para agradecerle al Señor por todas las bendiciones que me ha dado en la vida", comentó el hombre de 70 años.

Tras él continuaban caminando más feligreses. Algunos de ellos realizaron el recorrido descalzos, atados cadenas en sus pies y latigándose en la espalda, como símbolo de penitencia por lo pecados cometidos o por agradecimiento a Dios por las bendiciones.

"Esta es la primera vez que vengo, porque aunque he sido un mal cristiano Dios me perdonó y me dio su mano para mejorar mi salud", expresó Juan Carranco, uno de los cucuruchos.

El recorrido avanzó por la avenida Mariscal Sucre, en cuyas veredas se apostaron varios creyentes que posteriormente se unían a esta caminata de una duración de al menos cinco horas.

Juan Ibáñez acudió con sus hijos pequeños y su esposa, para rescatar las tradiciones y la fe. "Ha ido pasando el tiempo y las nuevas generaciones ya no creen en Dios, ya no profesan la fe. Como padres es nuestra obligación criar buenos cristianos y por eso hoy estamos siendo parte de esta tradición que renueva nuestra fe", expresó.

Miembros de la Policía Nacional, Policía Metropolitana y Cuerpo de Bomberos acompañaron a la procesión, para resguardar la seguridad de todos los asistentes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)