5 de octubre de 2016 18:39

La malla lingual, un método polémico creado para bajar de peso

La Dra. Victoria Pérez realiza implantes de la malla lingual en Quito.

La Dra. Victoria Pérez realiza implantes de la malla lingual en Quito. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 0
Paola Gavilanes

“¡Baje 20 libras en solo 15 días!”. “Pierda hasta 20 kilos en un mes”. Médicos y cosmetólogas promocionan de este modo el uso de la malla lingual en las plataformas sociales. Se trata de un método creado para bajar de peso de forma rápida, por esa razón está en la lista de productos ‘milagrosos’, es decir, que tienen un efecto inmediato, pero no duradero, pues ninguno trabaja en cambiar los hábitos alimenticios.

La doctora Victoria Pérez, especialista en medicina estética, describe a la malla lingual, que apareció hace cinco años en México, como un dispositivo elaborado a base de polipropileno que se coloca en el tercio medio de la lengua con el objetivo de reducir medidas. Mide 2,5 centímetros por cada lado y para fijarla a la lengua son necesarios 12 puntos de sutura: tres por cada lado. El procedimiento se cumple con anestesia local y tarda entre 15 y 20 minutos. “Es un procedimiento mínimamente invasivo”, según Pérez.

En la página web del cirujano plástico Roberto Blum, se añade que “un 99% de los pacientes es candidato y que un 85% baja más de 3 kilos por semana y que tras el procedimiento se pueden hablar con normalidad”.

¿Cómo se produce la pérdida de peso? Tras la fijación de la malla, el paciente se alimenta con un plan basado en el consumo de 1 500 calorías diarias, 500 menos de las que recomienda la Organización Mundial de la Salud a una mujer promedio que supera los 18 años. La ingesta de calorías para un hombre, en cambio, oscila entre las 2 000 y 2 200 calorías al día. Ese número puede aumentar dependiendo de la actividad física que realicen.

Quienes utilizan la malla requiere de una dieta diaria, elaborada por una nutricionista, 100% líquida: cremas, jugos y sopas licuadas y cernidas. El consumo de elementos sólidos produce dolor y dificulta la limpieza de la lengua y de la malla.

La ausencia de los productos sólidos, precisamente, preocupa a la nutricionista Daniel Parreño, pues asegura que las dietas líquidas que superan los ocho días alteran el sistema digestivo. La falta de fibra, por ejemplo, podría ocasionar estreñimiento. Esa sustancia está presente en la corteza de las frutas, en los vegetales, cereales, entre otros.

Por esa razón, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos de Colombia advirtió que su uso tiene implicaciones negativas para la salud que van desde eventuales reacciones locales en la lengua y problemas como dolor, mal aliento (halitosis) y alteraciones a nivel del gusto. Además, se incluyen complicaciones más severas como consecuencia de una mala alimentación o resultado de un proceso infeccioso.

De este último problema fue víctima María Eugenia Donoso, empresaria y modelo que sufrió desórdenes alimenticios severos. Ella recuerda que, tras la fijación de la malla en el 2009, se le infectaron los puntos y se le hinchó la lengua. Asegura que la malla se la colocó un especialista y que pagó USD 500. “Es un procedimiento agresivo, doloroso e incómodo”.

Reconoce, eso sí, que la malla cumplió con su ofrecimiento: “si te cosen la boca y no puedes consumir más que líquidos es imposible que no bajes de peso”. Sin embargo, Pérez insiste en que hasta el momento ninguno de sus pacientes ha registrado inconvenientes y hace un llamado para que las personas interesadas visiten a un especialista antes de someterse a la fijación de la malla.

Hasta el momento no existen datos a nivel local e internacional que muestren el número de personas que recurren a esa práctica para bajar de peso o de los médicos que realizan este tipo de procedimientos. Por su parte, Jhon Villegas, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética (Secpre), asegura desconocer sobre dicho procedimiento. “He asistido a varios eventos científicos que se dictan en el exterior y ningún colega ha presentado o ha hablado de ese tema”, dice.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)