1 de noviembre de 2017 17:01

El mercado de los examantes en Vietnam

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Libros viejos, perfumes, velas y ropa. A primera vista parece un mercado de artículos de segunda mano como cualquier otro, pero estos objetos son reliquias de amoríos que acabaron mal.

El mercado abrió en febrero, con una periodicidad de una vez por mes en una pequeña calle del centro de la capital vietnamita.

Una forma para los antiguos amantes de deshacerse de objetos que no quieren ver delante y de pasar página.

“Después de una ruptura, estoy triste, no soy capaz de beber ni de comer... pero después de un tiempo, me animo. El pasado, pasado está y tenemos que seguir hacia delante”, cuenta Phuc Thuy, que vende ropa, bolsos e incluso pasta dentífrica abandonados tras un final amoroso.

En una sociedad vietnamita muy joven, la venta de objetos íntimos no molesta.

“Los jóvenes son más abiertos. Quieren compartir y superar el dolor y no sufrir solos”, explica Dinh Thang, promotor del mercado. En una mesa coloca viejas cartas de amor y tarjetas de felicitación con corazones dibujados por su ex. Ante el éxito se plantea abrir otro mercado en Ciudad Ho Chi Minh.

En medio del mercado hay un tablón para que los que todavía están en el proceso de duelo amoroso puedan dejar mensajes dirigidos a sus ex.

“A todos mis examantes, quiero decirles que lo siento porque tengo la impresión de que no hemos logrado conocernos de verdad”, confiesa una mujer en un mensaje.

Otro parece un grito de victoria después de un largo bache: “¡Me siento bien!”. 

Dinh Thang espera que este mercado permita a la gente hablar más libremente de las rupturas en una sociedad todavía muy conservadora y donde, hace 20 años, los matrimonios eran concertados.

En los últimos años, la sociedad ha cambiado y adoptado las normas occidentales. Más del 50% de la población es menor de 30 años.

Para otros, el mercado de los antiguos amantes es un lugar de encuentro.

“Vine para conocer a gente y ver los objetos, comprender qué recuerdos bonitos representan”, afirma Tieu Khuy, antes de comprar una copia de 'Orgullo y prejuicio' de Jane Austen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)