9 de agosto de 2017 14:30

Médicos cubanos entrenan para aplicar prótesis de órgano sexual masculino

Este implante, popularmente conocido como "bombita", consiste en una prótesis hidráulica de tres componentes: dos cilindros que se insertan dentro del pene, junto a un reservorio y una bomba de acción colocados en el escroto, cerca de la vejiga.

Imagen referencial. Este implante, popularmente conocido como "bombita", consiste en una prótesis hidráulica de tres componentes: dos cilindros que se insertan dentro del pene, junto a un reservorio y una bomba de acción colocados en el escroto, cerca de la vejiga. Foto: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

Cirujanos cubanos reciben formación para aplicar una novedosa técnica de implantación de prótesis de pene para tratar la disfunción eréctil, un proyecto de capacitación liderado por especialistas italianos en la Clínica Cira García de La Habana, dedicada a ofrecer servicios de salud a extranjeros.

El curso, encabezado por el urólogo de la Universidad La Sapienza de Roma, Gabrielle Antonini, es el primer paso para desarrollar un programa en conjunto con los cirujanos cubanos que permita la formación de profesionales del país caribeño en la moderna solución, informa la estatal Agencia Prensa Latina.

"Esta iniciativa es una forma de insertar el procedimiento en un centro médico que ya tiene un prestigio internacional, ubicado geográficamente en un país fácil acceso tanto para pacientes del continente americano como de Europa, que pueden llegar a La Habana a recibir un tratamiento de calidad", dijo Antonini.

Este implante, popularmente conocido como "bombita", consiste en una prótesis hidráulica de tres componentes: dos cilindros que se insertan dentro del pene, junto a un reservorio y una bomba de acción colocados en el escroto, cerca de la vejiga.

Con más de cuarenta años de antigüedad, la técnica de implantación ha evolucionado mucho y la moderna solución que se implementará en la isla posee un nivel seguridad muy alto que garantiza un grado de infestación mínimo, explicó Antonini.

La novedad -desarrollada por el cirujano estadounidense Paul Perito- radica en el proceso quirúrgico, en el que el implante se inserta mediante una incisión de dos centímetros en la parte baja del abdomen del hombre, en lugar del escroto como se hacía inicialmente, una zona más vulnerable a las bacterias.

El procedimiento dura apenas 30 minutos, lo cual hace que el paciente tenga una evolución mucho más rápida y un proceso de recuperación mucho menos doloroso. "Esta solución de la prótesis no es muy conocida, y ni siquiera en Europa existe un conocimiento profundo sobre el tema", aseguró el especialista italiano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)