28 de July de 2010 00:00

Medicina preventiva para escolares en Cuenca

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca

El certificado de salud es un requisito básico para matricular a los niños en las guarderías, prekinder, kinder y educación básica. El objetivo es involucrar a los padres en la salud preventiva de sus hijos y evitar los problemas de aprendizaje.

Este año, el Hospital Universitario del Río de Cuenca creó el paquete especial llamado Chequeo Estudiantil. Este incluye audiometría, optometría, exámenes de laboratorio (sangre, heces y orina) y la consulta con uno de los 12 pediatras. El costo es USD 55.Alfredo Fernández, pediatra de esta casa de salud, explicó que al optar por un chequeo integral anual se hace salud preventiva y, además, se prepara a los nuevos alumnos para una extensa jornada de clases. “Hay niños que se muestran cansados, fatigados, desmotivados, desorientados y hasta se duermen en plena clase”.

Esos trastornos de conducta o de aprendizaje escolar son alertas de que pueden existir alteraciones en la salud, señaló Fernández. Con el hemograma, por ejemplo, se sabrá qué pasa con las células de la sangre, cómo están los glóbulos rojos, blancos y la coagulación de la sangre.

Con esos tres parámetros se detecta la anemia temprana por la baja de hierro y mala alimentación. Fernández anotó que la anemia afecta la actividad cerebral porque reduce la capacidad de glóbulos rojos para transportar suficiente oxígeno al organismo.

Como consecuencia de ello, sostiene Cumandá Merchán, jefa de laboratorio del mismo hospital, se generan los problemas de concentración, aprendizaje y baja memoria en los estudiantes. Pero en la mayoría de casos, los padres creen que su hijo es ocioso y que no estudia.

Con el examen de orina se detecta a tiempo las infecciones menores de las vías urinarias, riñones y diabetes. En cambio, con el de heces los parásitos en el intestino, que son causantes de dolores de abdomen, diarrea, mala nutrición, falta de crecimiento, retraso mental y físico, precisó Fernández.

Otros problemas comunes son los trastornos de la visión y del oído, relacionados con el exceso de tiempo que pasan los niños muy cerca de la televisión encendida o del computador.

En el año anterior, esta moderna casa de salud cuencana no ofrecía las dos primeras valoraciones, recordó Lourdes Malo.

Por eso, ocupó los servicios profesionales de otras clínicas de la ciudad para esas mediciones que le exigían en la escuela de su hijo. La semana pasada, esta madre de familia contrató los servicios del chequeo integral que ofrece el Hospital del Río para sus hijos Joaquín y Daniel Toral, de 7 y 2 años de edad.

Por eso pagó USD 55. Malo contó que el año anterior gastó unos USD 100, porque pagó consultas separadas con el pediatra, oftalmólogo, audiólogo y los exámenes de laboratorio. Ella considera que con el plan que este hospital ha implementado ahorró tiempo y recursos económicos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)