24 de febrero de 2015 20:29

Las medicinas se venderán como genéricas cuando expire la patente

En farmacias como El Cisne, en Quito, los usuarios todavía prefieren comprar los productos de marca antes que los genéricos, en la mayoría de los casos. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

En farmacias como El Cisne, en Quito, los usuarios todavía prefieren comprar los productos de marca antes que los genéricos, en la mayoría de los casos. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 11
Ana María Carvajal
Redactora (I)

Los laboratorios farmacéuticos que trabajan en el Ecuador tienen la obligación de registrar y vender sus productos como genéricos una vez que las patentes de invención hayan vencido. Esta disposición consta en el Decreto Ejecutivo 522, que fue emitido el 17 de diciembre del año pasado y que se publicó en el Registro Oficial el 15 de enero de este año.

Renato Carló, presidente de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos del Ecuador, explica que el reglamento para aplicar este Decreto dispone que el principio activo del fármaco debe ocupar el 80% del empaque y la marca solamente el 20%. Además, el diseño debe tener los mismos colores.

Según el Ministerio de Salud, “este instrumento reduciría las confusiones de los usuarios y consumidores generadas por el desconocimiento de la verdadera naturaleza y cualidades de los medicamentos”.

Pero Marcela Fuentes, propietaria de la farmacia El Cisne, ubicada en el centro norte de Quito, es escéptica frente a la posible eficacia de esta medida.

La legislación actual obliga a los médicos a recetar fármacos por su nombre genérico o sus componentes activos. También dispone que el personal de las farmacias debe ofrecer estos medicamentos en primera instancia, antes que los de marca comercial.

Pero estudios realizados por el sector farmacéutico prueban que la disposición de ofrecer medicamentos genéricos no ha cambiado la preferencia de los consumidores. “La gente dice que ya ha tenido experiencia y que los genéricos no tienen el mismo efecto que los medicamentos de marca. Es complicado”, dice Fuentes.

En ciertos casos de medicamentos comunes, las personas sí optan por solicitarlo por el principio activo y no por el nombre de una marca. Es el caso de analgésicos y desinflamantes como el ibuprofeno, el paracetamol o el diclofenaco y de los antibióticos como la azitromicina.

Fuentes lo atribuye a que son fáciles de recordar, no así otros como ciclobenzaptina, acetazolamida, ciclofosfamida, desvenlafaxina, ácido elipsonaminocaproico, etc., cuya función es la misma.

Por ello, los empresarios farmacéuticos han enviado cartas al Gobierno para solicitar una revisión de la medida. Su propuesta busca que el espacio que ocupe el nombre del principio activo baje a un 60%, por ejemplo, y el de la marca suba a un 40%. Pero Carló ve difícil que este pedido sea aceptado.

El farmacéutico explica que los medicamentos pertenecen a su inventor por 20 años y después pasan a ser un bien médico. Cuando deja de ser único en el mercado, su precio puede bajar hasta la décima parte, porque otros laboratorios pueden producirlo y eso aumenta la competencia.

Desde el 2000, en el país está vigente el Reglamento de Aplicación de Ley de Producción, Importación, Comercialización y Expendio de Medicamentos Genéricos de Uso Humano, que ha sido modificado en varias ocasiones.

Una de ellas fue con el Decreto Ejecutivo 118, emitido en el 2009, mediante el cual se declaró de interés público el acceso a medicamentos. A partir de esta disposición, los laboratorios nacionales e internacionales con sede en el país pueden solicitar licencias obligatorias de medicamentos patentados para producirlos y venderlos dentro del Ecuador.

Esta licencia anticipada puede otorgarse por tres causas: cuando hay abuso de precios en el mercado, cuando hay una pandemia o porque el producto está siendo utilizado. “Pero esta medida nunca es confiscatoria. Se paga al inventor de la patente del 0,5 al 5% del precio de venta al público”.

Los productos que ya se venden como genéricos también tienen marcas de cada laboratorio. Actualmente son 2 027, según el Ministerio de Salud. Pero estos y los nuevos que se incorporen deberán venderse con una etiqueta donde se destaque la Denominación Común Internacional y la de Medicamento Genérico, por sobre el nombre del fabricante.

En contexto

Mediante el Decreto Ejecutivo 522, el presidente Rafael Correa dispuso que una vez que caduquen las patentes de los medicamentos, estos deberán ser registrados y vendidos como genéricos. Su etiqueta debe destacar
la Denominación Común Internacional sobre la marca.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)