13 de March de 2010 00:00

Las mascotas también tienen sus hoteles

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Cari huele a champú de manzanilla. La perrita schnauzer negra, de 6 meses, es una clienta habitual de Castle Dog, un hotel de cinco estrellas en Quito para canes y gatos de todas las razas.

Es la cuarta vez que Cari se hospeda en el hotel, donde los ‘botones’ (el personal) ya saben de sus preferencias. La perrita juega en la mañana en el espacio verde, consume tres veces al día alimentos balanceados para can, toma el baño (con champú de manzanilla) a las 11:00, etc.

Además, cada vez que va pasa por las manos de la peluquera, Miriam Daza, quien es a la vez propietaria de Castle Dog. Luego se le aplica talco antipulgas y, finalmente, es perfumada.

Cari no es el único cliente del hotel, otro es Axel, un husky siberiano de 6 meses. Llega cada 15 días y visita a su novia Luna, un ejemplar de la misma raza.

Al igual que Castle Dog, en Quito se han abierto más hoteles cinco estrellas para canes y felinos. El primero que se creó fue Lord Guau, a inicios del 2000. Luego apareció Pets Plaza.

¿Por qué abrieron sus puertas? La veterinaria Verónica Pardo, de Pets Plaza, explica que descubrió que en el mercado había la necesidad de sitios en los cuales se pudiera dejar a las mascotas cuando sus propietarios se ausentan.

¿Y cuáles son las ventajas? Llevar las mascotas a hoteles abre la posibilidad de que estas interactúen con sus pares. Otra: les ayuda a conservar su instinto animal.

Del 100% de los animales que se hospedan en Pets Plaza, el 98% regresa a su casa más relajado y menos agresivo, comenta Pardo.

¿Y los costos? Van de USD 8 la noche para mascotas de razas pequeñas y de 10 para los de raza grande. Para los gatos USD 5, pero no incluyen la alimentación ni la caja de arena para los felinos.

Un veterinario durante  las 24 horas 

Antes de ingresar al hotel, el animal es sometido a una revisión general.

En hoteles como el  Pets Plaza, el veterinario chequea a las mascotas y les toma la presión en las mañanas y en las tardes.

En caso de emergencia, el veterinario del  hotel pudiera necesitar la ayuda del veterinario que atiende al animal. Se debe dejar los datos de este último. 

 

Si la mascota toma medicamentos, el veterinario se encarga de suministrarlos en horas y cantidades  indicadas. 

Las mascotas que estén convalecientes también pueden ser hospedadas. Hay el servicio de vacunación.

El veterinario también controla el tipo y la cantidad de comida. El animal es alimentado según sus  necesidades.

Los baños una vez al mes son recomendados

Los baños se deben  administrar a las mascotas de forma regular. Es aconsejable, por lo menos, una vez al mes.    

E l agua que se utiliza en los hoteles  es tibia o  caliente, según el clima. No se usa agua fría para evitar resfriados. 

Los productos que  se usan son champú y acondicionador para perros o gatos. Estos ayudan  a cuidar el  pelaje de los animales. 

El secado se efectúa  con máquinas y toallas absorbentes. Luego les colocan talco antipulgas y colonia. 

El paso final es el  cepillado con herramientas para desenredar la lana y, a la vez,  peinarla.

El costo de este servicio va desde los USD 8 hasta los 30, según el tamaño del animal. A partir del quinto día de hospedaje, el baño es gratis.

La disciplina se inculca en tres idiomas

Todos los hoteles ofertan el servicio de adiestramiento básico y profesional para canes tanto cachorros como  adultos. 

Son  13 órdenes básicas que se les enseñan. Van  desde defensa, guardianía, obediencia y comportamiento.  

El adiestramiento lo aprenden en tres idiomas: francés, inglés y alemán y en códigos cortos como ‘sit’ ( sentarse).

El tiempo de  entrenamiento dura entre  cinco semanas y seis meses. Su valor oscila entre USD 25 y 1  500, según el tiempo.

El adiestramiento  es ejecutado por personal profesional. Está prohibido la utilización de la fuerza o violencia.

El entrenamiento permite a las mascotas convivir mejor con su dueño. Aprenderá a ser disciplinado.

En el paseo interactúan y consiguen pareja

A diferencia de la casa, en un hotel la mascota tiene dos paseos al día, de un mínimo de 40 minutos de duración. 

Aparte de un  canil privado (habitación), tiene un espacio  verde para corretear y jugar. Siempre estará acompañado. 

Los juegos y mimos son  el valor agregado. Cada animal es tratado de forma individualizada y por su nombre.

Los paseos   les permiten interactuar y conocer a otras mascotas y humanos. Incluso es posible que halle  pareja.

La convivencia  con otros  animales es saludable porque así conservan el instinto animal, que pierden en la casa. 

Estar en  un lugar despejado también les ayuda a desestresarse y relajarse. De esa forma no padecen de estrés.

 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)