22 de febrero de 2017 00:00

Marcel Mettelsiefen y el lado humano de la guerra

El cineasta alemán, de raíces ecuatorianas, está nominado al  Oscar con un documental sobre el lado humano del conflicto sirio

El cineasta alemán, de raíces ecuatorianas, está nominado al Oscar con un documental sobre el lado humano del conflicto sirio. Foto: Cortesía Marcel Mettelsiefen

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Fernando Criollo
Redactor (I)
[email protected]

Desde hace unos 17 años, el fotógrafo alemán Marcel Mettelsiefen había cubierto conflictos sociales y políticos en países como Libia, Egipto, Israel o Afganistán.

Pero cuando llegó a Siria, en el 2011, se dio cuenta de que lo más importante era buscar la forma de contar la historia de una guerra, más allá de las ejecuciones, cadáveres, bombardeos y tiroteos, que se habían vuelto imágenes de rutina en las publicaciones del mundo.

Así nació ‘Watani: My Homeland’, el filme que compite por un premio Oscar en la categoría a Mejor cortometraje documental. Los premios se entregarán el domingo.

Nacido en Múnich, las raíces latinas de Mettelsiefen provienen de su madre, la quiteña Eugenia Erazo. “Mis padres se conocieron en Alemania, cuando mi madre llegó al país a estudiar el idioma. Ambos regresaron al Ecuador por cuatro años y luego volvieron para vivir en Alemania”, dice el cineasta en un perfecto español, durante una entrevista telefónica con EL COMERCIO.

Mettelsiefen creció entre Alemania, donde vivía con sus padres, y España, donde residían algunos miembros de su familia materna. Realizó sus estudios académicos en Berlín, pero asegura que la influencia de la cultura latina fue determinante en su desarrollo emocional y social.

Rasgos culturales que facilitaron su trabajo en los países árabes. “Porque alguien que quiere contar una historia diferente necesita el acceso a la intimidad de la familia, que es muy difícil en los países árabes”, explica sobre las similitudes que existen en las formas del humor, el respeto o la humildad, entre dos culturas aparentemente ajenas.

Para entrar a Siria,Mettelsiefen también se valió de sus raíces latinoamericanas y su paso por la escuela de Medicina. Ante la dificultad de conseguir una visa a Siria como reportero gráfico, utilizó su otro nombre, Jorge, para conseguir el documento como estudiante de medicina.

Así se convirtió en uno de los pocos reporteros que fue testigo presencial de un movimiento social que se transformó en una sangrienta guerra civil.

Y en medio de ese conflicto armado ocurrió su transición entre la fotografía y el video. Sin experiencia en el audiovisual, Marcel utilizó las herramientas que dominaba como fotoperiodista para producir videos que fueron difundidos en medios como CNN, Al Jazeera, Canal+, entre otros.

De esa experiencia se desprenden filmes como ‘Syria: children on the frontline’, ‘Unreported World’ o ‘Children of Aleppo’. Así como la nominada ‘Watani: My Homeland’, filmada en tres años y que cuenta la historia de cuatro niños que viven con sus padres en la línea de fuego, en la guerra de Aleppo. Una vida que cambia después de que el padre es capturado por ISIS, y se ven obligados a salir de Siria con su madre y tratar de comenzar una nueva vida en Alemania.

Un trabajo que revela la dimensión humana de una de las más grandes tragedias humanitarias de este siglo y cuyo alcance se refleja a través de la mirada de los niños, “que son las víctimas más grandes de un conflicto armado”. Una historia sobre la familia, el amor y la esperanza como recursos para vencer el miedo, el odio y la intolerancia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)