5 de junio de 2015 15:18

Locutor cuencano cumplirá 105 horas continuas en una cabina de radio sin comer ni dormir

El locutor Luis Mario Gavilanes ha mantenido una transmisión continua de más de 100 horas en la cabina de Excelencia Radio. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

El locutor Luis Mario Gavilanes ha mantenido una transmisión continua de más de 100 horas en la cabina de Excelencia Radio. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 9
Sorprendido 2
Contento 16
Jackeline Beltrán

Al mediodía (12:00) de este viernes 5 de junio de 2015, luego de pasar 100 horas continuas en una cabina de radio, sin alimentos y sin dormir, el locutor cuencano Luis Mario Gavilanes tenía problemas para hablar y hacía un esfuerzo para mantenerse despierto y conversar por teléfono con los oyentes de Excelencia Radio.

A esa hora Gavilanes acababa de igualar una marca que impuso hace 15 años, cuando permaneció 100 horas continuas en una cabina de radio, en las mismas condiciones sin comer ni dormir. Esta vez, el reto fue llegar a las 105 horas de locución radial, que se cumplirá a las 16:00 de este viernes.

El programa especial inició a las 07:00 del lunes 1 de junio. Gavilanes alternó la locución con la música, que la escogía de acuerdo con su estado de ánimo, la hora o el clima. En los 23 años de experiencia radial que tiene el locutor, almacena una amplia selección de canciones, en géneros diversos.

Cinco días después, Gavilanes ha perdido 16 libras, cuenta la gerente administrativa de la estación radial, María José Yánez. Ella está pendiente de que el consumo de suero y agua sea el apropiado para que el locutor llegue a la hora 105. Un equipo del Ministerio de Salud Pública lo visitó todos los días para medirle la presión y examinarlo.

Su familia también ha estado pendiente. Gavilanes dice que tomó la decisión de superar su propia marca por sus hijos y para demostrarse a sí mismo que “los esfuerzos valen la pena”. “Si tienes un año, persíguelo”, dice.

El reto también tuvo un fin social. El locutor animó a los oyentes a llevar víveres y ropa, que serán entregados a la Fundación Reina de Cuenca, para que los distribuya a las fundaciones de asistencia social que coordina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (2)