17 de septiembre de 2015 20:55

Cirujano gana premio con fotos de una belleza libre de cánones y prejuicios

El colombiano Luis Guillermo Morales Betancourt se hizo acreedor al Premio Nacional Colombo Suizo de Fotografía 2015 con una serie de imágenes que retrata la vida de las prostitutas de Medellín. Foto: EFE/ Luis Guillermo Morales Betancourt.

El colombiano Luis Guillermo Morales Betancourt se hizo acreedor al Premio Nacional Colombo Suizo de Fotografía 2015 con una serie de imágenes que retrata la vida de las prostitutas de Medellín. Foto: EFE/ Luis Guillermo Morales Betancourt.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Agencia EFE

El cirujano plástico Luis Guillermo Morales Betancourt acaba de recibir el principal galardón de fotografía de Colombia con una serie de imágenes de mujeres dotadas de una belleza tan esencial que no necesita bisturí: las prostitutas callejeras del centro de su natal Medellín.

'Aquí y ahora', una selección de las miles de fotografías que ha tomado Morales a lo largo de cinco años de 'convivencia' con más de medio millar de mujeres que ejercen la prostitución en una zona determinada del centro de su ciudad, ganó el XI Premio Nacional Colombo Suizo de Fotografía 2015.

Gracias al premio, patrocinado por el Fondo Cultural Suizo y dotado con unos USD 13 500, las imágenes de esas mujeres cuya confianza se ha ganado "conversando, comiendo y compartiendo con ellas", según dijo Morales en una entrevista con Efe, pueblan desde hoy 17 de septiembre y hasta el 22 de octubre el Museo de Arte Moderno de Bogotá.

Las mujeres, que en la exposición comparten protagonismo con algunos de sus clientes, también captados por la cámara de Morales, en este caso inmediatamente después del coito, están "orgullosas" y deseosas de que la muestra pueda verse también en Medellín, señala el premiado, quien estudio medicina en Brasil y ha expuesto sus fotos en ese país, Japón, EE.UU. y España, además de Colombia.

"Utorizo a Lucho a que me muestre en el museo", dice una de ellas en la nota de consentimiento que las autoridades le exigieron a Morales para exponer las fotografías de 'Aquí y ahora'.

"No es un trabajo sobre la prostitución, es una obra sobre el ser humano y su relación con otros seres tratando de entender sus situaciones particulares y compartiendo sus espacios", aclara Morales, quien rinde homenaje a la belleza por encima de cánones y prejuicios de sus modelos, así como a su extrema dignidad.

Al respecto recuerda la indignación que le causó que alguien le dijera al mostrarle las primeras fotos de este proyecto que quién podía acostarse con unas mujeres así.

"Aparentemente no hay belleza, pero sí la hay y mucha", señala Morales, quien como fotógrafo se mueve en un mundo antitético al de las cirugías plásticas, las modelos y la belleza estereotipada.

Las fotos de la exposición son todas de gran tamaño, con el fin de que se vean como los retratos pictóricos de grandes personajes, y se integran en tres grupos de temática y composición muy diferente.

Algunas de las obras de 'Aquí y ahora' muestran a estas mujeres de frente y perfil en una misma imagen, al estilo de las fichas policiales. De hecho, las fotografías las tomó en una comisaria, pero lo que Morales quería no era darles aire de delincuentes, sino "indagar sobre las posibilidades de la mirada".

"La imagen de perfil, tan fascinante y diferente de la de frente, hace un puente que se comunica con el espectador haciéndole partícipe de ese instante. Creemos que las miramos, pero son ellas realmente quienes nos miran", afirma.

Con 'Cuerpos', que incluye fotografías de cuerpo entero de mujeres solas u otras en grupo vestidas, en ropa interior y desnudas, jugó con la idea del desplazamiento, pues las sacó del entorno donde viven y trabajan y las llevó a su propia casa para tomar las imágenes.

Morales se sorprendió al ver como espontáneamente y sin que él les dijera como debían posar asumían una actitud de "poder" y "orgullo" por sus cuerpos ante la cámara. "Para ser bello, basta con creer que uno lo es", afirma.

En 'Espacios' ellas no aparecen, pero sí el lugar donde trabajan y donde muchas viven. Sobre la cama, que ocupa el lugar central de la foto y siempre bajo un televisor colgado del techo, así cambie el escenario, aparece la necesaria segunda parte del trabajo de estas mujeres: el cliente.

A diferencia de los desnudos de cuerpo entero de las mujeres, la actitud de los hombres retratados desnudos instantes después del coito es de desmayo, ensimismamiento y vulnerabilidad.
"La desnudez que hay en esta situación, tanto del espacio como de los seres, habla de fragilidad", explica Morales

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)