11 de junio de 2014 11:32

¿Cómo reconocer el llanto de un bebé? Conozaca las claves para calmarlo

Sus lágrimas no siempre son por frío, hambre o incomodidad, pueden tener un componente emocional. Foto: El Tiempo/GDA

Sus lágrimas no siempre son por frío, hambre o incomodidad, pueden tener un componente emocional. Foto: El Tiempo/GDA

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 11
Contento 0
El Tiempo Colombia, GDA
Logo GDA

El llanto es en el ser humano una de las manifestaciones más claras de insatisfacción, que no se pierde con la edad, pero cuyas causas de dolor e incomodidad sí cambian.

Sin embargo, en el caso de los bebés, descifrar ese código de las lágrimas, cuyos orígenes pueden ser tan simples como diversos, es muy complicado, y pone a los padres en una encrucijada al sentirse impotentes para descubrir por qué lloran sus hijos.

Hambre, malestar, reacción al frío o al calor, cansancio, decaimiento, son algunas de las causas físicas que pueden generar llanto en los bebés.

En los primeros meses de vida, el llanto puede estar ligado a situaciones de orden físico, como un malestar estomacal ocasionado por gases, reflujo, o porque aún su sistema digestivo se está ajustando a un nuevo ritmo de alimentación y a unas situaciones externas que pueden afectarlo.

Sin embargo, existe también un componente emocional. Por ejemplo, si la madre está muy ansiosa por no poder lactar a su bebé como imaginaba, puede transmitirle al pequeño esa inquietud. Es un proceso inconsciente y no implica que el niño esté mal cuidado en lo físico, sino que emocionalmente hay un cierto vacío, algo que no logra generar una articulación libre, espontánea y tranquila entre la mamá y el hijo.

“Es entonces cuando se genera una sensación de desasosiego en el bebé que puede provocar el llanto”, explica Camilo Schumacher, psicólogo de niños y adolescentes.

En estos casos se debe buscar asesoría especializada en lactancia, si este es el problema, o con algún terapeuta de familia cuando la ansiedad se produce por temas económicos o vinculares. Por ejemplo, cuando la madre siente que no era el momento para tener un hijo, o está estresada, sola o intranquila.

¿Qué puede ocasionar el llanto?

Algunos de los llantos más frecuentes en los niños se producen por las siguientes causas:

Gases. Si está incómodo y llora mientras está comiendo es probable que haya tomado aire durante la lactancia o mientras toma el biberón, lo que le produce gases e incomodidad. Lo mejor es suspender la alimentación mientras se le ayuda a expulsar los gases.

Cólico. Es un llanto muy fuerte, que puede estar seguido de gritos. El bebé flexiona las rodillas y por más que lo alzan y lo acunan, no se calma. Se produce un círculo vicioso porque entre más llora, más se llena de gases y se aumenta su dolor. En este caso, lo mejor es llamar al pediatra para que le formule un medicamento.

De acuerdo con Martha Cuadros, instructora de psicoprofilaxis obstétrica y estimulación adecuada, el cólico se produce con mayor frecuencia en la tarde, cuando el bebé ya ha descansado y ha comido varias veces.

El bebé también puede llorar desconsoladamente cuando tiene otitis, caso en el cual se pone la mano en el oído, o laringitis, lo cual se reconoce porque deja de comer.

Susto. Cuando el bebé se sobresalta por un ruido fuerte, como el de la licuadora, la aspiradora o el ladrido de un perro, se nota el temor en su llanto. Es necesario abrazarlo, mecerlo y explicarle de dónde proviene el sonido que lo molestó para que supere su miedo. Y la próxima vez se le debe advertir, por ejemplo, que se va a encender la licuadora, para que escuche el sonido con tranquilidad.

Aburrimiento. Es como un gemido. Llora, se calma, vuelve a llorar. La solución es cambiarle de actividad, ponerle música, pasearlo. El llanto cesa cuando la mamá le presta atención y lo invita a hacer algo diferente.

Desesperación. En algunas ocasiones, cuando el bebé está comiendo, puede desprenderse del seno, llorar, volver a chupar y gritar. Esto puede indicar que no está saliendo suficiente leche, por lo que hay que verificar si el seno está cargado. Si tiene leche, es posible que el bebé esté ansioso y quiere que le salga más. En esta situación, hay que hablarle y relajarlo.

Rabia. Es un llanto enérgico que no se calma cuando lo alzan. Hay que identificar qué le molestó: si le quitaron algún juguete o algo le produce incomodidad, y, sobre todo, llamarle la atención con otro estímulo.

Calor o frío.
Llora duro, se ve irritación en su rostro. Se le debe tocar la cara y el pecho. Si está caliente, hay que desabrigarlo. Si está frío, ponerle una manta o saco y calentarle la nariz.

Cansancio. Se reconoce porque llora mientras se lleva las manitos a los ojos o a las orejas. La solución es ayudarlo a dormir.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)