25 de agosto de 2014 16:07

Rapero sería presunto responsable  de la ejecución del periodista James Foley

La supuesta decapitación del periodista estadounidense James Wright Foley. Foto: Captura de video del Estado Islámico

La supuesta decapitación del periodista estadounidense James Wright Foley. Foto: Captura de video del Estado Islámico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 48
Triste 1
Indiferente 8
Sorprendido 2
Contento 0
El Tiempo de Colombia. GDA
Logo GDA

Luego de que los servicios secretos del Reino Unido identificaran al yihadista Abdel Majed Badel, de 23 años de edad, como el posible asesino del periodista estadounidense James Foley, varios medios internacionales han divulgado diferentes aspectos relacionados con este joven que hace unos años se dedicaba a la música en la ciudad de Londres, bajo el nombre de 'L Jinny'.

Así, el medio 'The Sunday Times' indicó que el sospechoso abandonó su domicilio familiar en el barrio londinense de Maida Vale, en el oeste de la capital británica, el año pasado para viajar a Siria.

De acuerdo con las fuentes del Ejecutivo de Londres a las que alude ese periódico, el servicio de contraespionaje británico MI5 y el servicio de espionaje MI6, al sospechoso actualmente se le conoce como 'John el yihadista' en el ámbito de los militantes del Estado Islámico (EI).

Según informa el Daily Mail, 'L Jinny' era un músico que no había alcanzado un alto reconocimiento en su género musical pero que logró posicionar algunas de sus composiciones en la BAl BC Radio en 2012. Al momento en que este joven salió de su casa para luchar en el conflicto en Siria argumentó que estaba "dejando todo por la causa de Alá".

Sus canciones están publicadas por internet y algunos videos se encuentran en el canal Youtube con títulos que hacen referencia a la violencia, el consumo de drogas y amenazas a diferentes personas. "No puedo diferenciar los ángeles de los demonios, que se desintegran en mi corazón. No tengo sentimientos normales", dice una de sus letras.

Abdel Majed Bade, miembro de una familia numerosa, es el hijo de un militante en Egipto que está a la espera de un juicio por cargos vinculados al terrorismo, pues se le acusa de atentar en contra de las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania en 1998 dejando un saldo de 224 víctimas mortales, según el 'New York Post'.

Previo a su extradición en octubre de 2012, el padre de 'L Jinny' permaneció recluido en Gran Bretaña durante 14 años, luego de una larga participación para el terrorismo islámico. En Egipto, su país natal, fue encarcelado y torturado luego del asesinato del expresidente Anwar Sadat, en 1981. Mientras estuvo en la cárcel se las arregló para conseguir un título y convertirse en un respetado abogado de derechos humanos.

Después de varias entradas y salidas de la cárcel egipcia, huyó del país y en 1991 solicitó asilo político en el Reino Unido y años más tarde fue capturado por las autoridades de los Estados Unidos.

A principios de este año, según los informes, este militante del Estado Islámico (EI) publicó en la red social Twitter una foto de él mismo sosteniendo una cabeza cortada.

'Estamos cerca'

Sin embargo, la información aún no ha sido confirmada por el gobierno británico hasta el momento. El embajador del Reino Unido en Washington, Peter Westmacott, afirmó que las autoridades están "cerca" de identificar al yihadista enmascarado que decapitó a Foley, de 40 años y secuestrado en Siria en noviembre de 2012.

"No puedo decir más que esto, pero sé por mis colegas allá que estamos cerca", señaló Westmacott, quien agregó que se está trabajando con equipos de alta tecnología para identificar al responsable de la muerte del periodista estadounidense.

Westmacott dijo que unos 500 británicos han viajado a Siria e Irak para unirse al movimiento yihadista.

El asesinato de Foley se divulgó en foros yihadistas en un video, en el cual se escuchaba al supuesto ejecutor de la decapitación del periodista hablar inglés con acento de Londres.

En declaraciones a The Sunday Times, el ministro de Asuntos Exteriores, Philip Hammond, afirmó que el supuesto origen británico del yihadista que presuntamente asesinó a Foley supone una "absoluta traición" a los valores del país.

Hammond indicó que su gobierno invierte "recursos significativos" para erradicar lo que tildó de "barbarie ideológica" y que, según señaló, podría amenazar al Reino Unido.

El jefe de la diplomacia británica coincidió con otros miembros del Ejecutivo de Londres al opinar que la "amenaza" procedente de Siria e Irak podría durar toda una generación.

"Es horrible pensar que el autor de este acto atroz podría haber sido educado en el Reino Unido", afirmó el canciller, quien agregó que ese hecho "supone una completa traición" a este país, sus "valores y todo lo que los ciudadanos británicos defienden".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)