16 de agosto de 2017 00:00

Nuevo plan difunde la obra literaria afro

Yurqui Minota impulsa la difusión de las obras elaboradas por escritores afros.

Yurqui Minota impulsa la difusión de las obras elaboradas por escritores afros. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Marcel Bonilla
Redactor
(F-Contenido Intercultural)

Los textos que hablan de la historia, costumbres y tradiciones ancestrales del pueblo afroesmeraldeño están ahora en una nueva etapa de promoción que nace desde la Casa de la Cultura de Esmeraldas.

En el marco del Decenio del Pueblo Afrodescendiente, esta entidad se ha sumado a los esfuerzos para impulsar al trabajo de muchos escritores afros, a través del relanzamiento de sus textos y de una campaña de lectura en la ciudad.

Entre las primeras publicaciones que serán parte de este plan están las de las poetisas Ladys Ballesteros, Telia Estupiñán y Josefina Martínez, que hablan de Esmeraldas y sus antiguas tradiciones.

Josefina Martínez, en su libro ‘Evocación y Olvidos’, destaca su poema titulado Ventana de mi negritud, en el que habla del jolgorio de su tierra y sus tambores venidos de África. Ladys Ballesteros, otra escritora afroesmeraldeña, en su libro ‘De costumbres y raíces’ hace un repaso sobre la expresión oral, con décimas, contrapunteos, piropos y decires.

La escritora recoge la mitología afroesmeraldeña con personajes como La Tunda, El Bambero, La Mondongada, La Gualgura, El Riviel y otros. Telia Estupiñán es otra escritora que imprime jocosidad a su obra y usa un lenguaje sencillo, con terminologías aún habladas en las poblaciones afros, donde se usan términos como badulaque (mal educado), bambucú (mujer con protuberantes caderas) o caramba (expresión de asombro).

En los últimos cinco años se ha despertado un mayor interés por la escritura en temas relacionados con el pueblo afro; historias que se muestran en poemas, cuentos, mitología, narrativas, arrullos y décimas.

Para escritores como Julio Micolta, lo que le motiva a escribir es el saber que aún falta mucho por contar sobre la forma de vida de los afros, que conservan intacta la forma de vida de sus ancestros.

Los aportes de los esmeraldeños que han dedicado tiempo para escribir historias como Las huellas de la Carimba, de Diógenes Cuero, han tenido gran acogida en la Casa de la Cultura. Desde esta institución ya empezó un periplo de difusión en las escuelas.

Yurqui Minota, director de la Casa de la Cultura de Esmeraldas, explica que esa entidad ha empezado a ordenar una serie de publicaciones nuevas de ­escritores y poetas afros de larga trayectoria, como Orlando Tenorio.

El citado escritor recientemente realizó un tributo al también esmeraldeño Adalberto Ortiz, en el que recoge poemas como La Tunda que Entunda, Mosongo y La Niña negra, y un extracto de la novela ‘Juyungo’ (Negro).

También se han reeditado libros de Nelson Estupiñán Bass, como ‘Toque de queda’, ‘Las puertas del verano’, ‘Los canarios pintan el aire de amarillo’, Las tres carabelas y Timarán y Cuabú.

Para la educadora María Mina, los textos de escritores afroesmeraldeños que hablan de la negritud transmiten conocimientos valiosos a muchos niños y jóvenes, quienes ignoran parte de la historia y de la identidad de su pueblo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)