23 de octubre de 2014 14:04

La literatura erótica en español: el fenómeno dentro del fenómeno

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
La Nación de Argentina, GDA
Logo GDA

Tras el éxito exorbitante de Cincuenta sombras de Grey, las trilogías del género ganan fieles, que comparten lecturas en clubes online.

"Mi rubia melena que a Dylan tanto le gusta cae sobre mis hombros y él rápidamente me la acaricia. Mimosa, busco su mano con la boca y se la beso con dulzura mientras noto mis latidos acelerados." Lejos del narrador omnisciente de la literatura decimonónica, de la pluma encendida de Gustave Flaubert cuando escribía a Emma Bovary, la voz de la protagonista habla sin pudor sobre los deseos y fantasías de los lectores que construyen un fenómeno editorial de dimensión global. Sin ir más lejos, ayer miércoles 22 de octubre, aún con el rayo de sol de la calurosa tarde, unas 500 personas hicieron fila en Barrio Norte, en Buenos Aires, para abrazar a la autora más exitosa del género en español, Megan Maxwell. Allí estaban Cecilia, una contadora de 53 años, y Cintia, de 21, futura maestra jardinera, las primeras "guerreras" -como se denominan las seguidoras de Maxwell- en lograr un autógrafo.

Los textos eróticos existen en la literatura desde sus orígenes, desde los versos de Safo y el Satiricon, pero nunca como en otros siglos ni culturas se advierte un ‘boom’ de popularidad de los autores y ventas a nivel mundial como hoy. Superados los obstáculos de la censura -estas ficciones son rotuladas para mayores de 18 años-, hay un grupo de escritores que explora el género y que cosecha, más que lectores, fanáticos. ¿Quiénes leen estos textos? En su mayoría son mujeres, aunque también se estima que hay un 20% de hombres, y poco más se sabe. A las editoriales les cuesta segmentar con precisión el target en edad y en extracción social. En buena parte, porque aún existe cierto prurito de confesar que en la mesa de luz hay un libro erótico.

Sin lugar a dudas, quien reavivó la flama hace un par de años fue la trilogía de Cincuenta sombras de Grey (cuya adaptación cinematográfica llegará en febrero próximo), de la británica E.L. James -nótese que las grandes best sellers de los últimos tiempos, James y J.K. Rowling, utilizan iniciales en vez de su nombre femenino, síntoma del machismo que persiste entre algunos lectores-. Desde actrices porno, como Sacha Grey, la autora de La sociedad de Juliette (Sudamericana), hasta abogadas felizmente casadas, como J. Kenner, la escritora de Poséeme, Desátame y Ámame (Grijalbo), los perfiles de estas plumas son variados. Hay también un hombre que iza la bandera erótica, el canadiense Sylvain Renard, con la trilogía El éxtasis de Gabriel, El infierno de Gabriel y La redención de Gabriel.

Hay una notable diferencia entre la novela romántica y la erótica: en la primera, hay escenas de sexo, pero no son narradas de modo tan explícito. Entre las representantes argentinas del género rosa hay que nombrar a Florencia Bonelli, que lleva más de un millón de libros vendidos entre todos sus títulos y su reciente Jasy (Suma de libros) promedia los 30 000 ejemplares por semana. Además de Gloria Casañas, con títulos como En alas de la seducción o La maestra de la laguna (Sudamericana), que lleva vendidas más de 300 000 unidades.

Ardientes admiradores

Uno de los rasgos que identifican al género erótico es el fervor que genera entre sus lectores. Y las redes sociales tienen un rol clave para propagar el fenómeno. Se arman clubes de lectura y debate en páginas de Facebook y FanFictions: comunidades online de sagas de literatura en las que simpatizantes y autores se encuentran virtualmente.

Los tiempos cambiaron y a pocos lectores los ruboriza leer una novela erótica en el subte. Adriana, de 54 años, es abogada y cuenta que nunca tuvo ídolos, salvo Megan Maxwell. "Espero cada lanzamiento de sus libros y no me da vergüenza contarles a mis compañeros de trabajo la trama de estas novelas porque, para mí, son grandes historias de amor."

Cinco ingredientes afrodisíacos literarios

Una protagonista mujer

Existen excepciones, pero las damas son heroínas de estos relatos.

La iniciación

En la "novela de formación" erótica, la protagonistase transforma.

La historia de amor

Hay un romance, y no sólo escenas de sexo.

El exceso

Lo carnavalesco (en particular el disfraz) llega a niveles extremos.

La transgresión

Lejos de tabúes y convenciones, proliferan los encuentros sexuales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)