11 de June de 2012 00:00

Líbrese de los hongos en el verano

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Con la llegada del buen tiempo se imponen las zapatillas y la manga corta. Pero este ‘look’ más descubierto deja ver un problema que a muchos avergüenza: la micosis superficial, cuya raíz griega, mycos, se traduce como hongos.

El verano hace imposible ocultar aquellas manchas marrones de la piel, los espacios blancos del cuero cabelludo, el mal olor de los pies y las uñas amarillas y gruesas de manos y pies. Pero este problema no debe subir los colores al rostro de nadie, pues es muy frecuente. Hace poco Madonna, durante la presentación de su fragancia, en Nueva York, apareció con unos zapatos calados que dejaban ver sus uñas con hongos.

La micosis, también llamada tiña, se produce por el contacto con algún animal o por andar descalzos en piscinas, gimnasios, saunas o baños comunales, pues son lugares en donde se guarda la humedad, clave para la existencia de estos microorganismos.

Aunque en la mayoría de los casos hay picazón, algunas micosis son asintomáticas y esto hace que la persona tarde en consultar a un especialista, explica la dermatóloga Cecilia Caviedes, del Hospital Eugenio Espejo.

Eso le pasó a Rosa Cedeño, una paciente de 40 años que inició el tratamiento cuando el problema solo era visible en la uña del dedo gordo y lo dejó durante su embarazo. Como no sentía molestias tardó casi tres años en volver al médico y ahora la mancha amarilla está en todos sus dedos.

De todas las micosis, la infección por los hongos que aparece en las uñas (onicomicosis) es la más difícil de erradicar. Su eliminación puede tomar de seis meses a un año y medio. La dermatóloga Victoria Santofimio, del Hospital Eugenio Espejo, indica que el tratamiento es tópico (cremas con urea al 40%) y oral (pastillas antimicoticas), y que también se utiliza el láser.

Esta técnica, que en el país existe a nivel público y privado, es un tratamiento que no deja secuelas. Santofimio indica que la mayor ventaja del láser es que el tratamiento se acorta a unos cuatro meses y se evitan las molestias estomacales por las pastillas.

Las otras infecciones causadas por hongos (ver infografía) desaparecen en menos de un mes, con un seguimiento médico adecuado. Pero antes de iniciar el tratamiento debe haber certeza en el diagnóstico y para eso hay que acudir a un especialista.

Con frecuencia las personas adquieren ungüentos antihongos en las farmacias y corren el riesgo de empeorar el problema. Las manchas blanquecinas, por ejemplo, que aparecen en la piel de los niños son confundidas con hongos. La dermatóloga Caviedes explica que estas despigmentaciones de la piel se producen más bien por el sol.

Los hongos en los niños aparecen más en el cuero cabelludo y existe el riesgo de una sobreinfección bacteriana, que puede generar pus, porque los pequeños tienden a rascarse. En los adultos aparecen más en el pecho y en las uñas de pies y manos.

La recomendación en el caso de los niños es no compartir peines y controlar que las tijeras de las peluquerías estén desinfectadas. Los adultos deben usar zapatillas cuando estén en las zonas de riesgo de contagio y alejar la humedad de las zonas del cuerpo con pliegues y de los pies; incluso se aconseja usar un secador de pelo.

Los podólogos tienen un papel importante en la lucha contra los hongos, pues el sitio más propicio para la proliferación de los mismos son los pies. El podólogo Limber Freire indica que el mal olor de los pies ya es un indicio de que hay un problema, y si a eso se suma la comezón y el agrietamiento de la planta del pie definitivamente hay hongos.

La solución pasa por un correcto secado de los pies, el uso de polvo fungicida, antitranspirante, plantillas de carbón activado o el cambio del calzado. Freire también aconseja que después del lavado se frote los pies con alcohol antiséptico, vinagre y hasta cabe el enjuague bucal.

Consejos

Mantenga su cuerpo y el de sus hijos limpio. Sea especialmente cuidadoso en secarlo muy bien después del baño o luego de otras actividades en las que se moje o transpire.

No comparta efectos personales como el cepillo de pelo, la toalla o los zapatos. En balnearios públicos use zapatillas, pues el medio húmedo es propicio para la proliferación de hongos.

Evite el uso de prendas de fibra sintética y zapatos de goma. La ropa muy ajustada pueden favorecer la aparición de micosis.

PARA VER LA INFOGRAFÍA MÁS GRANDE HAGA CLIC AQUÍ

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)