5 de octubre de 2015 00:00

Un examen deportológico evita las lesiones de algunas prácticas ‘fitness’

Expofitness
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 6
Paola Gavilanes

El lema de mantenerse saludable fusionando el deporte con la comida sana gana terreno en el país y en el mundo; y con ello también aumentan las enfermedades y lesiones. Mucha gente confunde el comer sano con dejar de ingerir alimentos ricos en grasas buenas y carbohidratos (pasta, cereal), fuentes de energía; generando trastornos en la salud. Uno de ellos es la diabetes juvenil, según la nutricionista María Isabel Cevallos.

Lo mismo sucede en el mundo del deporte, en donde cada día llegan decenas de personas sin realizarse, al menos, un examen deportológico básico, en el que se incluya una prueba de esfuerzo. “De allí el aumento de muertes súbitas”, recuerda José Reinhart, deportólogo.

Con ese examen, además de prevenir situaciones graves, se puede saber si esa persona es apta para practicar una disciplina determinada, y si no lo está, buscar los medios para que pueda vincularse a una de ellas. “Y no decir que usted simplemente no puede hacer ejercicio”, apunta el deportólogo.

A las personas que tienen pisada supinadora (desgasta, sobre todo, la parte externa de su pie) o pronadora (desgasta la parte interna), por ejemplo, se les complicaría correr grandes distancias. Tendrían dolor en sus tobillos, rodillas e incluso en la cadera y espalda. A ellos, dependiendo del tipo de pisada, Reinhart recomienda usar un determinado tipo de plantillas y de zapatos.

Mediante ese examen, otras personas pueden descubrir, por ejemplo, que tienen problemas en sus rodillas y para ellos, una opción sería incursionar en la natación, uno de los deportes con menor impacto.

Las lesiones -según Reinhart- también llegan porque los deportistas aficionados utilizan ropa inadecuada y realizan mal el gesto deportivo (técnica). Con él coincidió Luis Rojas, fisioterapista: “Si aquello sucede, hasta la natación les podría provocar molestias musculares y lesiones”.

Al practicar esa disciplina se podría afectar a la articulación del hombro, podrían inflamarse los tendones del bíceps y de la rodilla. También se comprometería la espalda.

En el caso del ciclismo, la columna y las rodillas son las que más se ven aquejadas por la mala colocación del sillín. Por eso Chris Smith, entrenador personal, aconseja ubicar el asiento a la altura de la cadera antes de iniciar su clase.

Pero la causa más frecuente por las que se dan las lesiones es por la sobrecarga asociada a la postura de la bicicleta. Por eso sufren traumas las muñecas, pubis, peroné y rótula.

Al practicar el atletismo se pueden producir esguinces de tobillo, tirones y la denominada ‘rodilla del corredor’. También aparecen dolores a nivel de la cadera y zona lumbar (la parte baja de la espalda).

La ‘rodilla del corredor’ es el término que usan los médicos para referirse a una alteración de esa parte del cuerpo, que ataca sobre todo a corredores de media y larga distancias; y que sucede cuando la rótula se desplaza de manera incorrecta a lo largo del surco femoral, cuando se dobla y se estira la pierna. Cuando la rótula está fuera de lugar irrita el surco femoral y se produce un desgaste del cartílago que está debajo de la misma, produciendo dolor.

Las causas por la que se presenta son varias, pero entre las principales están: utilizar zapatillas desgastadas, presentar una pronación de consideración o desvíos estructurales en las extremidades inferiores.

José Reinhart recordó que el ser humano tiene una pierna más larga que la otra y que es perfectamente llevadera una diferencia de hasta 2 centímetros; pues el cuerpo se adapta a tal condición. Para medir esa diferencia entre una y otra extremidad se deben realizar algunas pruebas.

En el caso de los distintos sistemas de entrenamiento que invaden el mercado, las personas que practican crossfit se han visto más afectadas, sobre todo por traumas en los hombros, rodillas, muñecas y espalda baja. “A ellos les diría que bajen los niveles de intensidad”, dijo Reinhart, recordando que esa forma de acondicionamiento física nació en Estados Unidos y que fue creada para que miembros del Ejército se entrenen sin la necesidad de asistir a un gimnasio.

El problema es que en el país gente sin experiencia previa alza peso y se sobreesfuerza.

En contexto

Antes de involucrarse en una disciplina deportiva es recomendable realizarse un examen deportológico. Con ello se determinará el tipo de ejercicio que ­puede realizar, la dieta
que debe consumir y los cuidados que debe tener para evitar lesiones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)