23 de January de 2014 00:01

La lactancia se facilita con más de mil accesorios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Solo basta escribir lactancia en uno de los motores de búsqueda de las tiendas vía internet, para que más de 1 160 resultados aparezcan en la pantalla.

Cojines, extractores de leche electrónicos, discos absorbentes, sujetadores y brasieres. Además, bolsas para leche materna, pezoneras, chales o mantas, entre otros. Ese es un reflejo de lo que se promociona en las cadenas de farmacias y tiendas de lencería, aunque la variedad es mayor en Internet.

En el mercado, los precios van desde USD 5 hasta 200, dependiendo del producto, y el más caro es el kit que incluye extractores eléctricos y recipientes para guardar la leche. También los utensilios para evadir las blusas manchadas y los brasieres que facilitan dar de lactar fuera de casa. Todo para que las mujeres, no atraviesen por tantos momentos dolorosos o incómodos.

Gabriela Valenzuela, de 29 años, toma a su hijo Matías para darle de lactar. Ahora es un proceso natural, pero durante un mes tuvo dificultad para que su pequeño aprendiera a succionar. En ese momento, el biberón fue su primer aliado, sumado a la leche de fórmula.

"Mis pechos se hinchaban y me dolía". Apareció el extractor manual en forma de pera. Solo servía para que el fluido no se acumulara en el seno, aunque no para almacenar la leche del niño que ahora tiene cinco meses. Así que compró otro, y sumó más productos: pañitos, biberones, brasieres con aberturas para senos, recolectores de leche…Todo dependía de las necesidades, especialmente por ser primeriza.

[[OBJECT]]

En Ecuador, las madres tienen un permiso de maternidad de tres meses. Y durante el año posterior al parto tienen dos horas diarias para la lactancia, según la Ley Orgánica de la Defensa de los Derechos Laborales vigente desde el 2012.

La mayoría regresa a trabajar, lo que cambia la dinámica de la lactancia. Tradicionalmente esta etapa estuvo "enraizada en la sociedad", las madres se dedicaban exclusivamente al cuidado de los niños, comenta el sociólogo Nicanor Jácome. Pero, los hábitos se modifican.

Asstrith Armijos regresó hace dos semanas a trabajar como terapista respiratoria en un hospital. Durante tres meses y 20 días estuvo con su hijo Joaquín, y ahora coordina su tiempo materno.

En Ecuador hay más de 7 millones de mujeres, el 10% es jefa de hogar y de esa cifra 69,8% es madre, según el INEC. En España, una encuesta del Comité de Lactancia Materna The global breastfeeding iniciative determinó que 48% de entrevistadas considera que la lactancia complica su trabajo.

Armijos encontró la solución para que su pequeño de cuatro meses no dejara de tomar exclusivamente leche materna. Deja dos biberones del líquido que extrae cada día con un aparato que se compró. Su cuerpo, acostumbrado a los horarios de su hijo que come cada tres horas, segrega leche durante el día, mientras ella trabaja. Esta se riega. Por eso utiliza unos contenedores delgados que se coloca dentro del sostén. Cae el líquido sin que ella sufra las consecuencias. También tiene una caja de paños desechables.

Valenzuela también ha pasado por el papelón de las manchas en su ropa. A veces olvida colocarse los protectores y en otras ocasiones prefiere no hacerlo porque algunas pelusas quedan en los senos y no puede dar de lactar a Matías.

La variedad de productos y marcas que se ofrecen a las madres, según Jácome, se rige por el marketing y la moda. Es así que, los estampados de cojines y mantas cambian según las tendencias. Sin embargo, Rocío Caicedo, técnica de la Coordinación General de Nutrición del Ministerio de Salud, cree que la mayoría de estos implementos no es necesario.

Esto porque si desde el parto las madres aprenden la técnica adecuada para dar de lactar y obtener leche, no son necesarios los extractores manuales y eléctricos. Solo masajes del seno y un frasco de vidrio con tapa plástica son suficientes.

[[OBJECT]]Para Caicedo, madre de tres hijos, el éxito está en que no se dé el biberón a los niños. Es preferible que se les alimente con cuchara o gotero. Así se mide mejor el volumen de leche que consumen. Pero, sobretodo, se puede economizar.

Un estudio realizado en EE.UU. establece que los gastos son menores cuando los bebés se alimentan con leche materna exclusivamente y no se utilizan fórmulas, con las que hay mayor riesgo de infección o pérdida de peso por diarreas.

En ese país se hubiera podido ahorrar USD 3,6 billones si la tasa de lactancia materna exclusiva hubiera sido mayor, dice la publicación The Economic Benefits of Breastfeeding: A review and Analysis.

Caicedo conoce toda la gama de implementos para lactancia. Explica cómo funcionan las pezoneras, que simulan unos pechos de silicona, cuando las mamás tienen senos redondos. O las mantas para lactar, con un ojal para ver al bebé, para las mujeres que tienen escrúpulos.

Pero, insiste, que lo más importante es que tomen la leche materna, al menos de manera exclusiva seis mes, como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)