1 de agosto de 2016 18:55

En la Liga de la Leche responden a los mitos sobre la lactancia materna

La Organización Mundial de la Salud recomienda ofrecer leche materna a los bebés como modo exclusivo de alimentación durante los seis primeros meses de vida

La Organización Mundial de la Salud recomienda ofrecer leche materna a los bebés como modo exclusivo de alimentación durante los seis primeros meses de vida. Foto referencial: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2
Mariela Rosero

Por teléfono y vía correo electrónico, las madres les preguntan si es verdad que si se sienten enojadas es mejor que dejen de dar de lactar a sus hijos por ese día o que a causa del enojo la leche se seca. También les consultan si será cierto que sus bebés son delgados porque su leche no es de muy buena calidad.

Jenny Zambrano es una de las voluntarias de la Liga de la Leche, organización internacional que cumple 60 años en el mundo y tiene 25 en Ecuador. Ella escucha todas esas dudas, convertidas ya en mitos, que algunas mujeres repiten, y que el grupo se encarga de aclarar.

Desde el 1 hasta el 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que tiene como objetivo fomentar esta práctica y así mejorar la salud de los bebés. Con la Semana Mundial se conmemora la Declaración de Innocenti, formulada por la Organización Mundial de la Salud y la Unicef, en agosto de 1990, para proteger, promover y respaldar la lactancia materna.

La Organización Mundial de la Salud recomienda ofrecer leche materna a los bebés como modo exclusivo de alimentación durante los seis primeros meses de vida; a partir de entonces se sugiere seguir con la lactancia hasta los dos años, como mínimo, complementada con otros alimentos.

Jenny Zambrano responde que no hay que suspender la lactancia cuando una madre se siente enojada o pasa por un mal momento anímico. “Es importante reconocer que estamos enojadas, nombrar lo que nos pasa, para liberar al bebé de la sensación que tenemos. La leche se produce por efecto de la prolactina y la vemos salir gracias a la oxitocina, otra hormona. Puede ser que debido a la tensión, la producción de leche disminuya, pero nada más”.

Sobre por qué unos lactantes lucen más grandes y fuertes que otros, ¿tiene eso que ver con la calidad de la leche de la madre? Para nada, señala Zambrano. “Los bebés, al igual que los adultos, son diferentes unos de otros, son gorditos, bajitos, morenos… No todos pesan lo mismo”. También apunta que no necesariamente la mujer que tiene senos grandes producirá más leche o será la mejor para alimentar a su recién nacido. “El tamaño del seno y la forma del pezón no tienen nada que ver con la posibilidad de amamantar a los hijos”.

Pero hay más mitos en torno a la lactancia. Según Zambrano las principales dudas entre las madres primerizas son generadas por información que reciben de médicos, que no es respaldada científicamente. Por ejemplo, que la leche después del año es agua. ¿Por qué queremos que los niños no tengan vínculos afectivos con sus padres? En la medida en que puedan ser empáticos y amorosos con su entorno inmediato lo serán con la sociedad. Y cita un estudio internacional que indica que en sociedades donde la lactancia materna es más reprimida, hay más delincuencia.

James Akré publicó el punto de vista de un hombre sobre la lactancia materna en el Huffington Post. Él señala que los países con las más bajas tasas de encarcelamiento a menudo tienen tasas altas de lactancia y viceversa. Él pide considerar el impacto de la leche materna, de la lactancia, en la cognición, el funcionamiento educativo, mental, psicomotor y comportamental, la disminución de riesgos de déficit neurosicológicos y la puesta de cimientos para relaciones significativas.

También menciona que la proteína principal de la leche humana, la alfa lactoalbúmina, juega un rol esencial en la producción de lactosa al tiempo que protege el intestino del recién nacido contra las enfermedades.

Zambrano, de la Liga de la Leche, reitera que no han ninguna contra indicación médica ni psicológica para que las madres amamanten a sus hijos, según la Organización Mundial de la Salud, la Unicef y las Asociaciones de Pediatría Española y de Estados Unidos. Dice que científicamente se ha demostrado que los niños alimentados con leche materna tienen coeficientes intelectuales en promedio 2,5% más altos.

Quienes tengan preguntas o busquen ayuda para aprender a alimentar a sus bebés, almacenar la leche para salir a trabajar, entre otras cosas, pueden acudir el sábado a las 10:30, al Bulevar de las Naciones Unidas, a la Fiesta de la Leche, en donde habrá charlas, así como shows relacionados al tema. También pueden escribir al correo ligalaleche.ecuador@gmail.com

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)