7 de marzo de 2015 00:19

Un niño de 44 años se despide de Quito

Los shows de la gira de despedida de Carlos Villagrán, 'Kiko' están programados hasta el 12 de marzo en Quito. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO

Los shows de la gira de despedida de Carlos Villagrán, 'Kiko' están programados hasta el 12 de marzo en Quito. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 20
Fernando Criollo
Redactor (I)

Los cañones de luz sobre el plateado telón anunciaban el debut del Gran Circo de Kiko, la noche del viernes 6 de marzo del 2015.

Cuatro vedettes abrieron el show con un número musical, en una carpa que no alcanzo a llenar sus localidades.

Mientras detrás del telón una bailarina se transformaba en una hábil adiestradora de perros, equilibristas y acróbatas que desafiaban la gravedad y la altura provocaron las primeras expresiones de asombro, entre los presentes.

Una fría noche quiteña empezaba a animarse con el humor urbano de los cómicos payasos y la buena disposición del público que llegó en familia, en parejas o con amigos.

Pistas musicales que provocaban tensión por unos momentos y diversión en otros, más los brillantes trajes y coloridos maquillajes eran parte de un montaje escénico de agraciadas expresiones y movimientos finamente calculados para minimizar los riesgos durante la realización de los actos.

Los imprevistos, como una caprichosa polea que no dejaba descender un elemento de utilería durante uno de los números, también fue parte de un show en vivo. Resuelto rápida y ágilmente por uno de los asistentes, el show continuaba con el aplauso del público, en una muestra de que el espectáculo circense es un trabajo solidario y en equipo donde en distintas funciones cada uno aporta para sacar el show adelante.

El número principal llegó en medio de una cálida ovación. Con su clásico traje de marinerito y sus 'cachetes de marrana flaca' un niño de 71 años y 44, de carrera artística salió al escenario para ofrecer una cómica rutina que incluía algunas de sus frases más célebres, en su gira de despedida. En complicidad con el animador, Kiko protagonizó un momento divertido y nostálgico en el que también se evocó el recuerdo de sus amigos de la vecindad donde se convirtió en un entrañable personaje.

"Sean felices", fue la frase con la que se despidió un Kiko que aún mantiene la vitalidad de un mimado niño de vecindad.

Hoy habrá tres funciones; a las 16:30, 18:30 y 20:30. Mañana domingo se presentará a las 16:30 y a las 18:30. El jueves 12 de marzo realizará la última función en Quito, a las 20:00.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (2)