21 de diciembre de 2017 00:00

Juguetes ayudan al ambiente y a los artesanos

La empresa Amalgama busca dar a conocer las habilidades  de los talladores de Puyo

La empresa Amalgama busca dar a conocer las habilidades de los talladores de Puyo. Foto: Cortesía Nicolás Bahamonde

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Isabel Alarcón
Redactora
(F-Contenido Intercultural)

Los juguetes buscan ir más allá del entretenimiento. A través de estos objetos se puede cuidar el ambiente, fomentar el amor por los animales y dar a conocer las habilidades de los artesanos del Puyo.

Desde un inicio, Nicolás Bahamonde y Belén Baquero tuvieron estos objetivos en mente al fundar Amalgama Toys. Esta empresa ofrece su línea de juguetes con figuras de animales armables llamada Runas, que son fabricados por los talladores de la Amazonía.

Bahamonde cuenta que todo empezó cuando presentó la idea como proyecto de tesis. Después, Baquero lo motivó para participar en un concurso y, aunque no ganaron, consiguieron el financiamiento para hacer realidad su iniciativa.

Ambos empezaron a buscar personas que les ayudasen con la fabricación de los productos y, después de algunos intentos fallidos, llegaron al Puyo. Según Bahamonde, al llegar se dieron cuenta que los artesanos de esta zona poco a poco se han ido alejando de esta práctica, ya que no es económicamente rentable.

Tras su visita, Bahamonde y Baquero se pusieron como meta rescatar el trabajo artesanal a través de precios justos y capacitaciones en temas de diseño y acerca de la importancia de conservar los recursos ambientales.

Los primeros animales que fabricaron fueron perros. Al ser un amante de los animales callejeros, Bahamonde buscaba transmitir este sentimiento a los más pequeños. La colección ‘Dogs’ ofrece perros de cuatro razas: beagle, pug, poodle, schnauzer. Al adquirirlos, las personas pueden intercambiar sus partes y se convierten en “runas”. Así, se puede enseñar a los niños que, no por ser una mezcla, son diferentes a los que se considera “de raza”.

Los juguetes son fabricados con pallets reciclados, que obtienen a través de un gestor ambiental. De esta forma buscan crear consciencia en los talladores de Puyo, de que no es necesario talar más árboles de la zona para poder fabricar estas piezas.

La segunda colección de Runas se llama Galápagos. A través de esta se ofrecen animales del archipiélago a los que también se les puede cambiar sus partes. La idea es fabricar dos líneas más que son: ‘Jungle’ y ‘Rainforest’. Los nombres están en inglés, ya que la idea es venderlos en el extranjero, incluso como un souvenir que represente a cada región. “Queremos vender ­Ecuador a través del juego”, ­dice Bahamonde.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)