12 de enero de 2017 00:00

El historiador Juan García recibió un homenaje

Gabriel Cisneros, vicepresidente de la Casa de la Cultura, entregó el reconocimiento a Juan García Salazar.

Gabriel Cisneros, vicepresidente de la Casa de la Cultura, entregó el reconocimiento a Juan García Salazar. Foto: Cortesía Casa de la Cultura

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 7
Ana Cristina Alvarado
Redactora
(F - Contenido Intercultural)

Juan García Salazar ha trabajado desde hace 50 años en la investigación y levantamiento de etnografías para la conceptualización de lo que significa el afrodescendiente ecuatoriano. “Ha aportado a la construcción de una cultura ecuatoriana diversa, incluyente, tolerante y también una cultura crítica consigo mismo”, explica Gabriel Cisneros, vicepresidente de la Casa de la Cultura.

García, en una entrevista vía telefónica desde Esmeraldas con EL COMERCIO, se define a sí mismo como el obrero del proceso de las comunidades negras. El ‘Maestro Juan’, como se lo llama, considera que el reconocimiento realmente es para el colectivo que empezó en la década de los 70 a trabajar por la recuperación de la memoria afrodescendiente.

Historiador por la John Hopkins University, fue uno de los protagonistas en la recopilación y resguardo de los saberes que estaban guardados en la memoria colectiva de las comunidades de Esmeraldas, Imbabura, Carchi y Loja.

Este proyecto consistió en evitar que la cultura oral del pueblo afroecuatoriano se pierda a través de un trabajo de campo que consistió en conversar con los ancianos de las comunidades. La historia, los cuentos y las leyendas fueron grabados en cintas magnetofónicas.

Estos audios y miles de imágenes están guardados en el Fondo Documental Afroandino, resguardado por la Universidad Andina Simón Bolívar.

La investigación también resultó en publicaciones como ‘Papá Roncón, historia de vida’ o ‘Cuentos y décimas afroesmeraldeñas’.

Así, García Salazar le dio voz al pueblo afroecuatoriano y lideró la inclusión, que más tarde resultaría en un precedente que se plasmó en la Constitución de 1998. En ese documento se reconoció los derechos humanos de los pueblos afrodescendientes y se hizo un compromiso por conservar su cultura, historia y territorios.

“No solo hay investigación por parte de Juan García, sino también eleva un discurso social y político en la dignificación del pueblo negro”, indica Cisneros. El vicepresidente de la Casa de la Cultura dice, además, que es fundamental entender el trabajo del historiador en un tiempo y un territorio con fuertes vetas de racismo. García puso en el tapete la discusión sobre la equidad.

Ahora, el historiador está revisando la investigación, poniendo en orden las fichas y las entrevistas y haciendo apuntes para dejarle el encargo a las generaciones venideras.

“Estamos esperando que los jóvenes se desencanten de las ofertas del Estado”, expresa García. La diferencia con la década de los 70, señala, es que en esos años los jóvenes afros estaban interesados en autorrepararse. “Los mayores nos habían dicho que los esclavistas nunca nos van reparar, que tenemos que nosotros hacer el esfuerzo por sanarnos”, dice.

García espera que haya un quiebre en la sociedad para continuar con los procesos para acabar con el racismo. Barbarita Lara, Lindberg Valencia e Iván Pabón son algunas personas que están dándole continuidad a este objetivo, según García. La escritura y las nuevas tecnologías son una fortaleza en la actualidad, finaliza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)