21 de julio de 2014 11:48

Johnny Galarza revivió la fama de Rudy la Scala

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 3
Cristina Márquez. Redactora

Las canciones de Rudy la Scala no dejan de sonar en los bares y karaokes de Riobamba. Desde que Johnny Galarza lo imitó en ‘Yo me llamo’, el reality show de Teleamazonas, su música volvió a ponerse de moda. 

Johnny tiene 32 años y, cuando no está imitando a Rudy, prefiere utilizar ropa cómoda. Se pone camisas holgadas y pantalones jeans. Pero cuando sube al escenario con el nombre del compositor y cantante ítalo-venezolano, se transforma físicamente.

Usa pantalón negro de tela, levas blancas, grises o negras, y para asemejarse al cantante original incluso en el peinado, moldea su cabello con un rulo por 30 minutos, antes de cada presentación. Su voz suena tan similar a la del cantante original, que el mismo Rudy le envió un agradecimiento y un obsequio especial por dejar tan en alto su nombre: una canción inédita, escrita por él, y registrada en Universal Music.

No me imaginé que me convertiría en imitador y peor aún que ganaría el primer lugar”, cuenta entre risas el cantante ecuatoriano. En marzo pasado, sus amigos y su hermano Santiago Galarza lo llevaron con engaños a Quito, para que hiciera el casting en el reality.

Al inicio, Johnny se sintió inseguro de su participación, pues en su vida nunca había imitado a ningún cantante. De hecho, ni siquiera había decidido a quién representaría. Unos 20 pasos antes de entrar a la carpa de preselección, sus amigos le sugirieron escoger a Rudy la Scala, porque cuando cantaba sus temas en el karaoke, se ganaba los aplausos.

Así pasó tres filtros de jueces antes de ser escogido entre los 35 imitadores que participaron en el concurso televisivo. Sin embargo, su vida artística se inició mucho antes.

A los 16 años fue seleccionado para ser la voz principal de la estudiantina del Colegio Militar Combatientes de Tapi, en donde se educó. Su mamá, Rosita Sañay, fue la primera en apoyarle para que se convirtiera en un cantante. Ella y su familia costearon la grabación de su primer CD, que contenía covers de baladas y también canciones inéditas.

Seis años más tarde, su voz se hizo popular junto a su grupo Julián Prada. Se presentaban en las elecciones de reinas en Chimborazo, también participaron en conciertos en Quito y Cuenca. El grupo grabó un disco y recibió la invitación de Daniel Ugalde, representante de artistas, para formar parte de su grupo de trabajo.

Los estudios superiores los integrantes de la banda les impidieron aceptar esta propuesta, en el 2007. Desde entonces, el cantante se alejó de la música, hasta que sus amigos le motivaron a retomar su carrera en el programa de talentos que promovió Teleamazonas.

Mientras avanzaba el concurso, en Riobamba la representación de Johnny causó revuelo. Las redes sociales de jóvenes y adultos, incluso de autoridades como los concejales, el alcalde Napoleón Cadena y asambleístas de Chimborazo se llenaron de mensajes de apoyo para él.

“Para nosotros fue tan emocionante como estar clasificando en un torneo de fútbol. En cada eliminación Johnny seguía entre los finalistas y en la ciudad se sentía el nerviosismo”, cuenta Pablo Narváez, director del Departamento de Cultura del Cabildo.

Viviana Calderón, reina de Riobamba, organizó una caravana de apoyo que recorrió el centro de la ciudad en los días previos a la gala final, para promocionar la línea telefónica a la que se debía enviar mensajes con la palabra ‘Rudy’. Los almacenes de ropa y estampados también donaron camisetas para hacer publicidad y motivar a la gente a votar por él.

“Nos llamaban de las empresas e instituciones para ofrecernos apoyo. Se sintió la unión y el cariño de los riobambeños y eso fue mucho más grande que cualquier premio”, dice Johnny.

De hecho, el día de la final en Riobamba no se comentaba otra cosa. Los mensajes enviados para apoyarle sumaron el 54% de la votación total.

Él recibió como premio un camión y USD 3 500, que invertirá en una Hostería Cultural. En su emprendimiento ofrecerá talleres y cursos para niños, recreación y música en vivo.

En contexto

El reality show ‘Yo me llamo’ es una franquicia holandesa, de la cadena Endemol. Johnny Galarza ganó en la segunda temporada en Ecuador, imitando a Rudy la Scala. En la primera, el triunfo fue para Roy Otero, quien personificó al argentino Leonardo Favio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)